Sexo y erotismo
Un experiencia de riesgo

¿Por qué las mordidas incentivan el deseo sexual?

Al despertar esta iniciativa que se mantiene en el medio del pacer y el riesgo, abrimos las puertas al sadomasoquismo.

La odaxelagnia es considerada una forma leve de sadismo y está en la lista de parafilias. Consiste en excitarse sexualmente al morder a la otra persona y al ser mordidos, es una conducta sexual basada en provocar o recibir cierto nivel de dolor.

Es un deseo bastante común y que experimenta la mitad de la población sexualmente activa. Los estímulos provocados por la sensación de riesgo de llegar a un punto de dolor inicial, impactan en el acto sexual en sí.

No hay que olvidar que la fuerza que se ejerce en el momento debe ser moderada y que hay que estar atento a las reacciones de la otra persona, para evitar accidentes o lesiones.

Los puntos claves para la obtención de placer empiezan en la boca, dando vuelta por la orejas y bajan progresivamente por el cuello, los pezones, el estómago, la ingle e incluso los órganos sexuales.

Al despertar esta iniciativa que se mantiene en el medio del pacer y el riesgo, abrimos puertas a una experiencia distinta y novedosa como el sadomasoquismo.

Lectores: 2156

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: