Política
Castigo para el resto

Navarro, el gran ganador de la pauta oficial en el segmento web

Roberto Navarro le pegó al Gobierno y consiguió una jugosa pauta.

En los primeros 6 meses del año, la Secretaría de Medios y Comunicación Pública nacional, otorgó pauta a medios de Capital Federal por una suma de 1067 millones de pesos, con un criterio de distribución que dejó en claro que en algunos segmentos se premia más la tendencia militante que el alcance de las publicaciones, como se evidencia en el caso del portal "El Destape", del periodista ultra K, Roberto Navarro, que picó en punta a pesar de estar lejos de los principales niveles de audiencia de otras webs.

Vale recordar que Navarro se convirtió en el emblema del periodismo militante desde la pantalla del canal C5N, del que luego salió eyectado por su intención de poner al aire investigaciones de dudosa factura, aunque él y su producción utilizaron ese episodio para denunciar un supuesto "apriete" del gobierno macrista, que nunca lograron demostrar.

Lo cierto es que a partir de su salida del canal K, el periodista especializado en materia económica, lanzó un medio propio a través de plataformas digitales y aprovechando la popularidad que había alcanzado a fuerza de algunos aciertos, pero también de varios papelones, como el fallido anuncio de un triunfo de Daniel Scioli en las presidenciales de 2015.

Asi fue que relanzó el portal eldestapeweb, que ya le había servido para descargar pauta oficial en otra etapa de su carrera y lo potenció con algunos productos audiovisuales con los que salió a buscar financiamiento a través de las suscripciones del público, algo que consiguió parcialmente al inicio de su aventura, pero que luego comenzó a declinar cuando se hizo evidente que Navarro no tenía nada nuevo para mostrar.

Junto a Horacio Verbitsky, no solo un periodista militante, sino también asesor en las sombras de Cristina Kirchner, el conductor de "El Destape", incursionó en nuevo formato y experimentos periodísticos que no dieron resultado, a tal punto que su periodista estrella Juan Amorin, autor de la investigación que permitió develar el escándalo de los "aportantes truchos" de María Eugenia Vidal se alejó en cuanto tuvo oportunidad en busca de una mejor vidriera que la permitiera explotar la fama conseguida con ese informe.

Opacado por otras figuras del periodismo K, como Gustavo Sylvestre y Victor Hugo Morales, que además eligieron permanecer en el canal de Cristobal López y Fabian De Sousa, Navarro intentó replicar el modelo que en su momento puso en marcha Sergio Spolsky, pero con el kirchnerismo fuera del poder la aventura resultó un fracaso y apenas se convirtió en un grupo de medios marginales que claramente hicieron campaña para CFK primero y para Alberto Fernández después.

Lo cierto es que tras los primeros meses de gobierno, el conductor comenzó a presionar por la pauta oficial y sorprendió a todos con editoriales muy duras en contra del gobierno nacional, al que acusó de incumplir los acuerdos, evidenciando que su actividad militantes era “rentada”, al admitir que había realizado una inversión importante, creyendo que iba a contar con una pauta oficial que no terminaba de llegar.

Los mensajes parecen haber dado resultado, ya que El Destape no solo dejó de presionar por la pauta, sino que en los primeros 6 meses del año suman casi 11 millones de pesos por el portal, además casi 5 millones más por la FM, a pesar de que siguen siendo medios marginales en comparación con otra páginas como Infobae, el portal más leído de habla hispana que sin embargo recibe apenas 4 millones de pesos más que el de Navarro.

A eso hay que sumarle los 2 millones que acumula “El Cohete a la luna”, emprendimiento de Verbitsky, que llega a menos del 10 por ciento de los lectores de El Destape.

Siguiendo esta lógica, si a Agencia NOVA le correspondiera porcentualmente la misma pauta oficial que a Navarro, en los primeros 6 meses del año y de acuerdo a la cantidad de usuarios únicos según los registro de Google, el Estado Nacional debería haber otorgado publicidad por alrededor de 5 millones de pesos, sin embargo este portal no solo no recibió ni un centavo, sino que sufrió presiones directas y a través de auspiciantes institucionales vinculados al gobierno nacional para cambiar algunos criterios editoriales.

La situación deja en claro que aún en tiempos de pandemia, el kirchnerismo, con sus lógicas, maneja los destinos de los recursos del Estado y como suele ocurrir en ese escenario, vale más la militancia y el fanatismo, que el profesionalismo, el éxito o la transparencia.

Lectores: 698

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: