Provincia de Buenos Aires
Trama oculta

Los "chanchullos" que llevaron al poder a la intendenta de Moreno, Mariel Fernández

La intendente Mariel Fernández junto a su predecesor, Walter Festa.
La jefa comunal en plena campaña de 2019 junto a su hermano.
La jefa comunal en plena campaña de 2019 junto a su hermano.
Mariel Fernández junto a su madre y su hermana.
Mariel Fernández junto a su madre y su hermana.

A esta altura de los acontecimientos, Mariel Fernández (jefa comunal de Moreno) jamás se habría imaginado que el primer año de su gobierno sería tan amargo. Ocurre que está acostumbrada a los cuatro años de la modorra macrista, que acolchonó de subsidios al Movimiento Evita como manera de apaciguar el conurbano caliente -especialmente el sur, donde la organización irregular primereó a los demás (incluso La Cámpora), en eso de meterse a caminar las villas- allá por el año 2000, anticipándose a la gran crisis de gobernabilidad de principios de siglo, provocada por los mismos que hoy permanecen el gobierno.

Mientras alternaba la concejalía con su ex marido, “Gringo” Castro, se nutría convenientemente de los cuantiosos subsidios que le enviaba el actual embajador en Brasil, Daniel Scioli (2004/2012). Esto les permitía vivir sin laburar a toda la familia; sus hermanos, madre, hijos, sobrinos, etcétera. Son esos mismos fondos con los que comenzaron a armar las primeras cooperativas, primero de reciclado, más tarde de construcción, también el centro cultural, el jardín maternal y por último, el Instituto de Formación Docente “Néstor Kirchner” (todo atado con alambre).

Sobre este último, que comenzó funcionando en una propiedad de la madre de Fernández, justo a la vuelta de su casa, en el mismo Cuartel V que utilizó de base política durante los años anteriores, impulsando desde allí junto a Castro las usurpaciones de tierras fiscales situadas en zonas imposibles de habitar (Barrio Los Hornos), sin servicios ni infraestructura alguna. Actualmente, sus moradores permanecen allí a la buena de Dios, mientras que los Fernández se mudaron al centro de Moreno.

Pero volviendo al I.S.F.D Kirchner, flojísimo de papeles desde sus inicios, tenía como propósito genuino formar docentes con recursos humanos de la localidad (Cuartel V), vendiéndole a la Provincia el cuento de que los maestros iniciales no querían venir a zonas pobres a dar clases. La resultante fue que la instalación se constituyó en un antro de militancia, tal como lo era La Chicharra, a donde solo llegaban mujeres de barriadas y asentamientos muy humildes, algunas con la secundaria inconclusa, cuestión que era soslayada por las autoridades del Instituto, primeramente en manos de un ex evitista como Ezequiel Wajncer, derivado en “festista” como sub secretario de Educación y ahora perrito faldero con la cabeza gacha de otro aliado de este gobierno (el “lavador” Damián Contreras).

Lo cierto es que cuando llegaba alguien hasta allí no dispuesto para el adoctrinamiento, se le cobraba una cuota, y se le hacía cuesta arriba la cursada, mientras que los favorecidos pasaban de año sin estudiar y sin concluir con los altos estándares que debiera tener la práctica docente.

A unos años del comienzo, el edificio nuevo se hallaba concluido (como dijimos sobre propiedad de los Fernández), el Gobierno provincial a cargo de María Eugenia Vidal continuó engordando la panza del dúo Fernández/Castro inexplicablemente. A pesar de las denuncias de un medio local al respecto, nadie quería meterse con el Movimiento Evita, considerados aliados del gobierno macrista. Los Grabois, los Pérsico, los “Chino” Navarro obtenían los mejores resultados de Stanley y López Medrano, que los mismos referentes de Juntos por el Cambio.

Otros de los que pasaron por el Instituto Kirchner fueron María Fuentes, recordada por falsear testimonio en el caso del supuesto secuestro de Corina De Bonis, en el que acusó ser torturada con un punzo en su zona abdominal. Actualmente, las dos se encuentran procesadas a la espera del juicio oral.

También se destaca Hernán Borghi, otro pelagatos que llegó hasta Cuartel V en bicicleta y volvió en cero kilómetros, hoy secundando al hermano de Mariel Fernández (Emmanuel) en la Secretaría de Educación, los dos denunciados recientemente por irregularidades en torno al S.A.E (Servicio Alimentario Escolar) por la entrega de alimentos en mal estado.

Los recuerdos de la pobreza de Cuartel V van quedando atrás para la familia Fernández: ya nadie recuerda la muerte del padre de Mariel en un enfrentamiento con la Policía en una entradera a una distribuidora de 197, en el que también perdiera la vida otro familiar directo de la intendente.

Lectores: 1188

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: