Opinión
Puntos de vista

Esclavitud del límite

Eduardo Sanguinetti, filósofo y poeta.

Por Eduardo Sanguinetti (*), especial para NOVA

La elección de las prioridades determina lo que es posible. En este tercer milenio se inclina a las especulaciones estériles que sólo interesan a una banda de delincuentes ricachones. A estos, una política oligárquica y una ideología totalitaria les han permitido, en un clima de silencio, dar preponderancia al rechazo de la realidad.

Se condiciona a millones habitantes de este mundo a una conducción económica que lejos de buscar lo más concreto, conduce a un caos virtual, a una negación por conveniencia de la realidad.

Una fundada sobre bases sólidas que no deja de tener muy presente de que en el planeta existen seres humanos con vida, sensibles, denominados por algunos piadoso "nuestros semejantes". Una realidad trivial a los ojos de los oportunistas ricachones, los mafiosos corredores de apuestas en los más diversos espacios en que se mueven afanosamente las multitudes de esclavos, usados, con fecha de vencimiento por los parásitos macro-millonarios, que no ven, no escuchan ni se comunican, sino en un pequeño mundo ficcional que han construido, que les apasiona y al cual sacrifican el nuestro.

Donde hay representación hay dictadura del simulacro político. La lucha contra la representación en espacio político y de las instituciones que lo conforman, debería ser la orden del día, para no perpetuar la farsa de una democracia simulada, donde los de siempre dictan y ordenan el devenir de la vida de comunidades adormecidas y carentes de vocación humanista.

La función de los dirigentes políticos, no es proteger una situación contra las reacciones de quienes la padecen sino proteger a estos de aquella. Toda resistencia comienza por la lucidez, todo enfoque lúcido genera preocupación en las hordas mafiosas de multinacionales esclavizadoras y corporaciones criminales de medios monopólicos, que generan ante la posibilidad de modificación de rumbos en la vida de los pueblos, “miedo”, el arma letal al que en plena pandemia de Covid-19, se potencializa de manera preocupante.

Todo alerta que denuncie la publicidad que conduce a lo peor, con acciones deplorables, que llaman a una rebelión, con promesas seductoras en las cuales nadie cree, pero por las cuales las masas “tilingas” se juegan la vida, ya de por sí diluida entre el odio y el resentimiento, marchando cual manada de 'gorilas', en búsqueda de una razón para permanecer en este mundo.

Toda forma de resistencia en Argentina, de quienes enfrentamos el peligro de una masa amorfa de “fans” de Macri, "el cobarde fugado", que con consignas falaces y mentirosas jaquean al gobierno de Alberto Fernández, será considerada un preludio a la "explosión social" con la cual fantasean los macro-empresarios, cómplices de dictaduras cívico-militares, en realidad, sólo la lucidez puede evitar esta "explosión", menos eficaz que el acoso, sino de la Verdad, al menos de una exactitud implacable.

Apelar a la buena voluntad de estos macro-empresarios de vocación totalitaria, de que aporten, en este tiempo donde la peste acecha, es un tanto ridículo, ¿quién va a convencerlos de llevar a cabo la donación, renunciando a sus millonarias ganancias y beneficios? ¿con sólo " exhortarlos" a no ser malvados y mezquinos, en este tiempo de urgencias para los millones de hambreados, modificarán su perfil de “cretinos”?

Ninguna medida voluntaria dará resultado, todas serán nulas e inútiles, si dependen de la buena voluntad de aquellos que tienen motivos de sobra para no responder a lo que esperan de ellos los ingenuos, los ilusos, tanto más por cuánto se los recompensa por actuar de esa manera y en cada caso especulan con las ventajas que van a obtener, nunca dejaron de obtenerlas, no lo olvidemos.

Sólo la ley puede erigir una barrera frente a esas exacciones. Sólo el derecho o la acción directa de un pueblo empoderado en el espacio público. Insisto, ninguna exhortación, ningún ruego piadoso, lección de moral o reprimenda tendrán el menor efecto, podemos apreciar en estos mafiosos, la capacidad infinita de extorsión que conserva la economía privada, que permite mantener bajo su yugo a los pueblos del planeta y a la vez mantener la artificiosa cohesión social, es decir, la sumisión.

El pensamiento que debe sentar reales hoy en este tercer milenio, como un nuevo ideal de vida en Libertad y Verdad, no confía en la representación de una política arcaica sin sentido vital, pues considera la cesión del poder como una invitación al abuso.

En este sentido todas las formas de poder ejercidas por un grupo sobre otro deberían ser de inmediato sustituidas por un grupo colegiado que ejerza en representación la administración del estado, al menos mientras se conforma el modo más afín, con el que las comunidades autoreplicantes y autónomas puedan crear un mundo a vivir, sin abusos, sin exclusiones, sin discriminaciones y sobre todo en seguridad de transitar en “alegría” y “plenitud” lo que se denomina vida.

Estamos dotados naturalmente de la capacidad para dar lugar a este mundo, donde todos seamos partícipes y dueños de nuestros destinos, sin Imperios en putrefacción, ni medios de comunicación que fabriquen realidades obstinadas en mostrar violencia y malos augurios, ni funcionarios corruptos en detrimento de una humanidad hambreada y ya sin sentido vital, que haga de sus existencias algo digno de ser vivido.

Ante nuestra capacidad natural, de llegar a ser dueños de nosotros mismos, cuestiono el sometimiento de los individuos a ideologías escleróticas y funestas, enquistadas en nuestros pueblos, que en estado de descomposición en lo que directamente actúa sobre el bien común, siempre tienden a eliminar la capacidad de reflexión en situaciones irreductiblemente concretas y con soluciones inmediatas, que el poder siniestro de la mafia corporativa, instala como dogma.

Si se desea que los individuos estén en condiciones de actuar autónomamente, es necesario permitirles considerar las situaciones en las que se encuentran en su especificidad y materialidad, y no impulsarles a someterse a una fórmula abstracta que se impone a las situaciones desde una situación inasible, como la delimitada por las ideologías que responden a otros tiempos y espacios. Es aquí donde se encuentra el a priori de un nuevo ideal de comunidad: la fe en el individuo.

Afirmo que, sin una confianza en el individuo, no tiene absolutamente ningún sentido hablar de autonomía y de libre albedrío. El nuevo ideal de comunidad se funda sobre el concepto de que el individuo posee una reserva que es irreductible a los ordenamientos sociales del poder tradicional. Pero si no se tiene confianza en una reserva en el ámbito del sujeto, que constituye la fuente del cambio, ¿cómo devendrá el cambio?

Ciertamente no en un agente externo (ideología) que rotundamente rechazo. La renuncia al individuo o al sujeto autónomo como lugar de resistencia y su sustitución por “otro algo” constituye el paso decisivo de un concepto de resistencia radicado en el siglo XIX a concepciones adecuadas a un presente muy definido.

Sin embargo, no es en favor del caos por lo que el que rechazo de plano las ideologías. Es preciso y sobran argumentos concretos para llevar a cabo un análisis preciso de la explotación y opresión. La opresión debe ser analizada y combatida sobre muchos registros y en los muchos nexos en los cuales se descubre.

Mi ideal no busca definir un sujeto oprimido al cual liberar y se dirige en cambio a favorecer las luchas de los diversos grupos ofreciendo análisis, estrategias, así como críticas políticas y teóricas de las diferentes opresiones y desviaciones que malversan el accionar político.

En mi rol de intelectual, en acto de ser y hacer, puedo aportar algunos instrumentos de análisis y dejar la decisión de cómo liberarse a los explotados y engañados por este sistema simulador y corrupto en plena vigencia en la era de la posverdad.

Buscar una teoría general, fuera de todo conflicto específico, es comprometerse de nuevo con el proyecto de construir los fundamentos ideológicos de un proyecto de representación. Más allá del punto de los valores locales que permitan resistir a lo largo de toda una serie de registros distintos, no hay más teoría, sino sólo lucha.

El vivir y transitar este tiempo ha devenido en mí, en producir un cuerpo teórico, que pongo en acto hoy a modo de entrega en este tiempo donde la matrix ha sentado reales… eliminar este condicionamiento es clave, imprescindible en el acontecer del tiempo a vivir.

Veo demasiada representación política y demasiada poca autodeterminación, para que decida legitimar lo que siempre manifesté en cuanto a un “mundo a vivir”. Lo que busco es una comunidad -o mejor, una serie de comunidades- en la cual a las personas no se las diga quiénes son, qué quieren y cómo vivirán; estando ellas en condiciones de decidir estas cosas por sí mismas.

Estas comunidades constituyen un ideal y, cómo no reconocer, un ideal probablemente posible, si la dignidad y el dominio de cada uno sobre cada uno lo dan como un camino a transitar.

Pero es en los tipos de análisis y en las luchas que tal ideal promueve, tendientes a abrir espacios concretos de libertad en el campo social y político, donde reside el valor de un nuevo ideal post-contemporáneo acorde a las necesidades del presente, que deben ser tratadas con las urgencias de un recién nacido.

Lectores: 744

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: