Información General
Exclusivo de NOVA

Millonarios y evasores: los hermanos Lo Re, dueños de La Parolaccia, a punto de dejar a mil trabajadores en la calle

Uno de los hermanos Lo Re con Juan Martín Del Potro. (Foto: NOVA)
Pablo Ignacio Lo Re es empleado de su propia empresa. (Foto: NOVA)
Los vehículos de Pablo Ignacio Lo Re. (Foto: NOVA)
Los gastos de tarjeta de crédito y la situación con la AFIP. (Foto: NOVA)
La sociedad Fedepa, donde figura como empleado junto a su hermano. (Foto: NOVA)
Otra de las empresas de los hermanos Lo Re.
Más empresas de los hermanos Lo Re. (Foto: NOVA)
La deuda de Pafenor con ARBA. (Foto: NOVA)
Las propiedades de Pablo Ignacio Lo Re. (Foto: NOVA)
La deuda de Pablo Ignacio Lo Re con ARBA. (Foto: NOVA)
Las personas relacionadas a Pablo Lo Re y las marcas que registró. (Foto: NOVA)
El sueldo de Federico Lo Re y la ayuda de Nación. (Foto: NOVA)
Los autos y las propiedades millonarias de Federico Lo Re. (Foto: NOVA)
La situación de Federico Lo Re ante la AFIP. (Foto: NOVA)
Los hermanos Lo Re con gente del espectáculo. (Foto: NOVA)
El reclamo de los trabajadores en las puertas de uno de los locales de La Parolaccia.

En medio de la pandemia, la crisis del coronavirus ha golpeado a todas las economías del mundo, principalmente a la de Argentina, donde cientos de comercios, empresas y mini Pymes han cerrado sus puertas. Puntualmente en Capital Federal, las cadenas gastronómicas que pertenecen a los hermanos Lo Re, pueden bajar la persiana dejando a más de mil trabajadores en la calle, mientras ellos le roban al Estado con la ayuda social y evadiendo impuestos.

Para ir conociendo de a poco los hermanitos “chetos” y “emprendedores”, Pablo Ignacio Lo Re es empleado de su propia empresa, Fedepa S.A., ganando 135 mil pesos para poder pagar el impuesto a las ganancias sobre eso y no sobre lo que factura con toda la sociedad. De esa manera se ahorra un 15 por ciento de impuestos.

Este muchacho cuenta con varios vehículos, entre los que se encuentran: un BMW 440I del 2017, una Jeep Renegade 2018, un Porsche Carrera de colección del año 1995, un Mercedes Benz SLK 200 del 2012, una Renault Duster del 2012, un Renault Fluence del 2012 y una Honda HR-V 2015. De esta forma, tiene no menos de 120 mil dólares a ojos cerrados.

En cuanto al consumo de tarjeta de crédito, tiene 219 mil pesos con los plásticos correspondientes a American Express y Banco Galicia.

Sobre la AFIP, como persona física, presentó en el balance que ganó 48 mil pesos en el año y se encuentra en situación 3 de deuda con ARBA por una suma superior a los 10 mil pesos.

En este sentido, podemos ver cómo el muchacho se las ingenia para subsistir, pero no puede sostener un espacio de gastronomía con varias sucursales.

$uciedade$

Pablo Ignacio, como presidente de Fedepa S.A. dedicada al servicio inmobiliario, figura como empleado y el balance que presentó arrojó que ganó 669 mil pesos anual. No está bancarizada, pese a contar con empleados.

En otra empresa, llamada Ventisquero S.A., director junto con el hermano, dedicada a lo mismo que Fedepa, dijo que ganó 216 mil pesos. Allí, tienen dos empleados que ganan 30 mil pesos cada uno. Como si fuera poco, en esa empresa no están bancarizados.

En otra de las firmas, llamada Pafenor S.A., Pablo Ignacio también es el presidente y su hermano es el vice, donde dijo que ganó 310 pesos anual. Sostuvo que tiene 2 empleados y no está bancarizada. Se encuentra en situación de deuda 3 ante ARBA, por un monto superior a los 10 mil pesos, al borde de la instancia judicial.

Propiedades

Este hombre, Pablo Ignacio Lo Re se da el gusto de tener 7 propiedades, ubicadas en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. El número en todos esos inmuebles superaría los 4 millones de pesos por propiedad.

En cuanto a las relaciones comerciales, figura la relación de Pablo Ignacio con su hermano, con el que comparte las sociedades que fueron mencionadas y se encuentran también: M y A Modo y Amigos, La Parolaccia Casa Tua, La Bistecca, La Parolaccia Dolce, Qomodo, La Parolaccia Downtown, Pasta & Basta, Grupo Della Famiglia y Baires Grill. Todos estos nombres son de fantasía.

Uno de los datos curiosos es que registró en el IMPI las siguientes marcas: Baires Grill, La Bistecca, Parolaccia, Parolaccia Casa Tua, Parolaccia Del Mare.

Hermano

Su socio y hermano, Federico César Lo Re también está como empleado en Fedepa S.A., pero con la particularidad que figura que este mes le pagó el sueldo la ANSES, con la asistencia del 50 por ciento por esta pandemia mundial del coronavirus.

Este muchacho tiene entre todos sus vehículos los siguientes autos: un Fiat 500 2018, un Chevrolet Corvette 2018, un Mercedes Benz 2018 y un Porsche 911 Carrera del 2019. Entre todos esos autos, tiene aproximadamente casi 200 mil dólares.

Federico, como persona física en AFIP, señaló que ganó 48 mil pesos y registra cuatro propiedades entre Capital Federal y provincia de Buenos Aires.

La noche presente

Estos dos sujetos, sumado a la cantidad de irregularidades ya mencionadas, llevan una vida de festicholas con gente famosa, del ambiente, entre los que se incluyen a modelos del espectáculo, a deportistas de primera línea y a personajes de la televisión y productores de canales importantes. Allí, lo que menos abunda es el agua mineral, y sería un condimento infaltable, lo prohibido e ilícito como los estupefacientes.

No hay que dejar pasar por alto la estrecha relación que tendrían con jugadores de la Selección Argentina, cada vez que vienen a jugar a nuestro país, ya que serían los principales animadores y protagonistas de esas fiestitas con todos los ingredientes habidos y por haber.

Además, se los vincula a un mundo de la prostitución VIP, que no todos tienen fácil acceso. También, cabe destacar que son asiduos visitantes de aeropuertos, ya que viven viajando hacia Punta del Este y Río de Janeiro, donde también tendrían alguna que otra propiedad.

Si bien la realidad no escapa a nadie, a ricos y sobre todos a la clase más humilde, estos dos hombres pueden hacerse cargo de las empresas y no despedir a ningún trabajador. Sus bienes, sus sociedades y sus evasiones al Estado, dejan entrever que podrían pilotear la situación.

Mientras tantos, los mil trabajadores están con un futuro incierto y casi definido, quedar en la calle, sin su fuente laboral y con una familia que mantener. Aunque algunos pudieron “arreglar”, la gran mayoría se encuentra parado de manos realizando todos los escraches posibles y ventilando los puntos débiles y más oscuros.

Dura y triste realidad, la del pobre laburante, porque los empresarios, jamás pierden, al contrario.

Lectores: 2111

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: