Interior del país
Robo

Robo del año: una empresa destinó 33 millones de pesos a Santa Cruz para combatir el Covid-19 y no se vio la obra

Las carpas se inflan en el día y a la tarde se desmoronan por falta de aire y las camas que no están a una distancia recomendada por la OMS.

Cuando falta plata, el apellido de los Kirchner reaparece y, en este caso, Alicia Kirchner pareciera ser la protagonista de una película de varios capítulos.

En época de crisis se ve la solidaridad de empresarios, funcionarios y vecinos para colaborar en la lucha contra la pandemia, pero, en Santa Cruz, ese hecho no se ve.

La empresa minera Yamana Gold, destinó 33 millones de pesos para la construcción de un complejo que controle, cuide y aislé a todos aquellos que tengan Covid-19.

Pero tal parece que los 33 millones no fueron suficiente para contentar algunos bolsillos ambiciosos que operan detrás de las compras de infraestructuras para la contención de la pandemia. Las autoridades anunciaban al comienzo de la cuarentena en Puerto Deseado, la construcción de un "completo centro de control sanitario preventivo”, con 7 módulos con calefacción equipados con 12 camas todo esto supuestamente a estrenar, para el cual se destinarían más de 7 millones de pesos.

Al llegar el momento de ver la gran obra que se estaba haciendo, pareciera que Alicia Kirchner vive en una película y, al verla, nos comimos el verso de visualizar unas instalaciones precarias con carpas inflables usadas, pues pierden el aire constantemente, baños químicos ubicados afuera de las instalaciones en una localidad donde la nieve es típico de esta temporada.

Para colmo, las carpas se inflan en el día y a la tarde se desmoronan por falta de aire y, ni hablar de las camas que no están a una distancia recomendada por la OMS.

La gran pregunta en esta cuestión, es saber ¿dónde están los 33 millones de pesos? a no ser que, por la inflación, la carpa inflable saliera más de lo que se dice.

Lectores: 8425

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: