Judiciales y Policiales
Piden que se investigue

Quilmes: fue asesinado a balazos por un policía de civil y sus familiares reclaman justicia

La familia de Fernando quedó sumida en el más profundo dolor y reclama que se investiguen los hechos en profundidad para que haya justicia por este nuevo caso de gatillo fácil.

La madrugada del lunes 22 de junio, Fernando Leguizamón de 31 años y su pareja salieron a comprar cigarrillos al kiosco ubicado en la intersección de calle Rodolfo López y avenida Mosconi, de regreso a su casa se cruzaron con dos hombres y una mujer, quienes sin ningún motivo los increparon y luego le dispararon dos tiros que terminarían con su vida.

“Los tres estaban de civil, en ningún momento le dieron la voz de alto, solo le gritaron ‘quédate quieto, quédate quieto’. Pensaban que era un asalto”, explicó a NOVA, Walter, tío del joven. “No sabemos por qué le tiraron, el asunto es que cuando los vecinos se enteraron, se agarraron con la policía”.

La pareja de Leguizamón habría dado aviso a sus amigos y familiares, quienes llegaron al lugar y se armó un fuerte altercado. La policía no tardó en montar un fuerte operativo en el lugar para dispersar con balas de goma a los allegados a Fernando que muy desesperados y consternados pedían justicia.

Fernando tenía cinco hijos, era mecánico, y vivía en el barrio La Cañada, de la localidad de Bernal, en el partido de Quilmes. Tras los disparos, quedó gravemente herido perdiendo mucha sangre. Luego fue llevado a un nosocomio del distrito, donde le practicaron varias intervenciones quirúrgicas, pero su cuerpo no resistió y murió a las 11 de la mañana de ese mismo día.

Por el crimen están implicados los efectivos bonaerenses Rodrigo Valdez y Natalia Zuleta. De acuerdo con sus familiares, Valdez ya estaría detenido y las pericias estarían a cargo de prefectura naval. “Familia y amigos de Fernando Leguizamón, solo queremos justicia”, expresaron.

De acuerdo con el relato de la esposa, los policías increparon a Leguizamón confundiéndolo con otra persona que aparentemente había robado un auto. Y habría sido el oficial Valdez, quien soltó dos tiros y lo golpeó a Fernando, cuando ya había caído al suelo.

El caso es acompañado por Carla Lacorte, víctima de gatillo fácil e integrante del CeProDH, quien se solidarizó con los familiares y amigos de Fernando y exigió “la detención inmediata, el juicio y castigo de todos los policías involucrados” por el crimen.

Mientras tanto, la familia quedó sumida en el más profundo dolor y reclama que se investiguen los hechos en profundidad para que haya justicia por este nuevo caso de gatillo fácil a manos de agentes de seguridad.

Lectores: 1354

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: