Información General
Tenía 64 años y estaba a meses de jubilarse

Lo obligaron a trabajar, contrajo Covid-19 y no recibió la atención adecuada: piden justicia por Miguel Olmedo

A Miguel le faltaban pocos meses para jubilarse.

Familiares y Amigos reclaman justicia por Miguel Olmedo, un trabajador de seguridad de 64 años que, a pesar de integrar un grupo de riesgo ante el avance del Covid-19, fue obligado a ir a cumplir funciones por la empresa Murata en la Villa 31. Lamentablemente, Miguel falleció por coronavirus el 28 de mayo.

A Olmedo, vecino del barrio Presidente Perón, en la localidad de Bosques, partido de Florencio Varela, le faltaban apenas dos meses para jubilarse y la firma lo obligó a realizar sus tareas en inmediaciones de la Villa 31 cuando se desató el foco de contagio. Por si fuera poco, su hija le indicó a NOVA que no le entregaban los elementos de higiene esenciales para prevenir el Covid-19.

El 12 de mayo, Miguel comenzó a sentir malestar estomacal, dolores de cabeza y posteriormente en todo el cuerpo, hasta que el 15 de mayo decidió ir al Centro de Salud de su barrio, donde le diagnosticaron neumonía, pero no activaron el protocolo por coronavirus. Posteriormente un médico de su obra social llegó al domicilio de Olmedo y le indicó que debía llevarlo por protocolo, aunque no pudieron saber el lugar al que sería derivado por falta de camas.

Finalmente la familia pudo tomar conocimiento de que Miguel fue internado en la Clínica Boedo, aislado con otros casos sospechosos de Covid-19, donde permaneció tres días sin ser trasladado a Cuidados Intensivos por sus enfermedades preexistentes.

El lunes 18 de mayo el parte médico arrojó que Olmedo padecía neumonía atípica y al otro día les confirmaron que el hisopado de Covid-19 dio positivo. Los días pasaron en el nosocomio y la atención no fue la adecuada, con dolores que iban en aumento y con desidia de los empleados de la Clínica Boedo.

El martes 26 su cuadro se agravó y la burocracia impidió un rápido traslado a un hospital de alta complejidad. Lamentablemente, en la madrugada del 28 de mayo, Miguel falleció.

Una frase resumió la negligencia con la que Olmedo fue tratado en todo el proceso, y fue dicha por uno de los médicos que lo atendió en sus últimos instantes: "Pobre hombre, lo trajeron así de la nada, sin historia clínica y el médico no dijo nada, pobre tu papá".

"Él era un hombre trabajador y pedimos justicia ahora, para que paguen los que le hicieron eso", manifestó su hija, que agregó: "A mi papá todo un barrio lo despidió con aplausos y todos queremos que salga a la luz lo que hicieron con él".

Lectores: 2583

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: