Política
Fiestas gitanas y Luis Vuitton

La obscenidad del kirchnerismo más vigente que nunca de la mano de Rudy Ulloa y su hija

Andrea Ulloa, hija del ex chofer de Néstor Kirchner, ostentando en redes sociales.
La joven no tuvo mejor idea que exhibirse en redes sociales y hasta en su propio WhatsApp con una cartera de la afamada marca Luis Vuitton, que tiene un valor de 2.500 dólares.

Una característica sobresaliente de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner fue la grosera ostentación que hicieron los "nuevos ricos" vinculados a la familia presidencial, que amansaron sus fortunas gracias a contratos millonarios con el Estado y al manejo de información preferencial y que no tuvieron problemas en hacer alarde de su crecimiento económico acelerado.

Entre esos personajes, se destaca sin dudas el caso de Rudy Ulloa, ex chofer de Néstor Kirchner, devenido empresario de la construcción, con amplio apoyo del gobierno nacional, que por ejemplo se construyó una mansión en Río Gallegos que tiene hasta un microcine con lugar para 50 personas.

El nefasto personaje fue noticia en los últimos días por haber roto la cuarentena para asistir a una fiesta gitana, que además fue difundida a través de redes sociales, lo que derivó en una citación judicial por parte del juez federal Javier Leal de Ibarra, que además dispuso que los asistentes a ese evento mantengan el aislamiento de forma preventiva.

En ese encuentro se encontraba también Marcos Müller, ex yerno de Lázaro Báez, otro de los personajes beneficiados por la obra pública del kirchnerismo y con ascenso meteórico en términos económicos gracias a la diversificación de sus negocios, siempre de la mano de la gestión del gobierno, primero provincial y después nacional

Pero ahora, y casi como frutilla del postre para este verdadero circo de ostentación de riqueza, la nota la dio Andrea Ulloa, la hija del ex chofer, que no tuvo mejor idea que exhibirse en redes sociales y hasta en su propio WhatsApp con una cartera de la afamada marca Luis Vuitton, que tiene un valor de 2.500 dólares, alrededor de 300 mil pesos al valor del dólar "solidario".

Casi como si se tratara de una provocación, en medio del debate por el impuesto a las grandes fortunas, Ulloa y su hija desafían a las autoridades, rompen la cuarentena y vuelven a exhibir su riqueza mal habida ignorando que la crisis económica tiene un fuerte impacto negativo sobre centenares de miles de argentinos, que perciben como ingreso mensual apenas una fracción del valor de las carteras que usa Andrea.

Lectores: 2582

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: