Información General
Con la cuarentena la pasión y el contacto

Lanuque: "El deseo sexual ha cobrado un rol protagónico y el cibersexo y la seducción, son los temas a los que apuntan"

Alejandro Lanuque habló del deseo sexual en época de Covid-19.

El doctor en Psicología Social, Alejandro Lanuque, vincula el acto sexual en relación al confinamiento, priorizando las diferencias emocionales de las personas. En diálogo con NOVA resaltó que "en estos días se presentan muchísimas inquietudes sobre cómo influye la abstinencia sexual en el estado de ánimo”.

En relación a esto, mencionó que "la forma de reacción respecto al deseo sexual que tienen las personas en cuarentena, es absolutamente individual y que, la limitación social y obligatoria que tenemos, nos influye de diversas maneras".

"La salud sexual no escapa a esta realidad global. Pero, ¿cómo regular el deseo en cuarentena? ¿Cómo dar respuesta a las necesidades orgánicas? El afrontamiento del deseo es la posibilidad de poder hacer frente, tanto racional como emocionalmente, al deseo interno. También, entran en juego diferentes variables, tales como: libertad y erotismo", explicó el doctor.

Además, en relación al sexting o sexo virtual, Lanuque preguntó: "¿Los individuos privados de su libertad, manifiestan mayor interés por el sexo ocasional? Esta situación nos genera la oportunidad de reconsiderar y revisar nuestras formas de vincularnos con la sexualidad, tanto para personas solas, parejas estables o para aquellas que se están conociendo en cuarentena a través de la tecnología".

A partir de esto, aparecen la ansiedad y el estrés producto de la presión de querer vincularse íntimamente durante el período de encierro. Por eso "el peligro manifiesto en las relaciones sexuales actuales, es un riesgo que altera la forma de poder vincularnos, generando angustia y desconfianza. La distancia social restringe, considerablemente, los factores esenciales para la práctica sexual plena”.

Frente a esta situación nos preguntamos, ¿cómo se conjugan el miedo y el erotismo? Para todas las personas es un desafío enorme porque jamás estuvimos solos o acompañados durante tanto tiempo, y eso puede generar un desgaste y algunas fricciones que influyen en la práctica sexual. Para aquellos que tienen el deseo anestesiado, la falta de concentración y la desorganización en la nueva administración del tiempo, hacen que el foco no esté puesto en la mirada sexual y esto, puede no deberse a la falta de deseo, sino a una incapacidad emocional momentánea.

Por último, Lanuque enfatizó que "los interrogantes que socialmente debatimos son: ¿qué sucederá con las relaciones sexuales cuando el confinamiento termine? y ¿qué pasará con el riesgo y el deseo? Si bien no hay respuestas concretas para todos los casos, es claro que el Coronavirus cambiará la forma de relacionarnos. La tecnología orientada al erotismo, es una llave al placer que, para muchos, genera una solución transitoria, y la imaginación se convierte en sinónimo de libertad”.

Lectores: 1359

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: