Información General
Sin ningún tipo de ayuda

Los migrantes, una de las minorías sociales que peor la pasa durante la cuarentena

Con el inició del aislamiento, los migrantes fueron de los sectores más castigados. (Foto: NOVA)

“Estamos en cuarentena y lo pasamos mal como muchos, porque no tenemos un sueldo que cobramos ni nada, sobrevivimos de lo que vendemos diariamente en la calle y, como no nos dejan salir, sufrimos”, manifestó a NOVA el vendedor senegalés Cheik Güeye, quien está radicado hace varios años radicado en La Plata.

La situación de Cheik, es parecida a la de miles de migrantes que viven en Argentina, la mayoría se desempeña en trabajos informales. Con el inició del aislamiento fueron de los sectores más castigados. Es más, por problemas administrativos por el tiempo de radicación, muchos quedaron excluidos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

En Argentina viven casi 2.200.000 migrantes que representan cerca del cinco por ciento de la población. Miles de ellos quedaron desamparados sin ninguna política pública de contención que los ayude a sobrellevar la situación. Sin embargo, hay mucha gente que se solidariza y los ayuda con alimentos que, si bien, “no alcanza al cien por ciento, pero podemos sobrevivir”, indicó Cheik.

Sobre el tema, desde la Dirección Nacional de Migraciones nadie se ha pronunciado aún, tampoco su titular Florencia Carignano. Mientras tanto, miles de migrantes tienen que ingeniárselas para resolver la comida diaria y enfrentar el pago del alquiler y los gastos de los servicios.

“Algunos dueños ya lo entienden y nos dijeron que cuando empecemos a trabajar pagaremos todos los meses retrasados. Pero hay algunos que no lo entienden”, precisó el vendedor senegalés. La semana pasada, un joven avisó al grupo que el dueño donde vive le cortó la luz por falta de pago y lo amenazó con que, si no pagaba, lo echaría.

Otra de las situaciones que denuncian es el abuso y la violencia que desatan contra ellos las fuerzas de seguridad. “El Control Urbano y los de la policía no nos tratan como a los de los negocios, porque tampoco los negocios pueden abrir sus puertas, pero a ellos no les dicen nada. A nosotros todos los días nos molestan, nos sacan la mercadería, detienen a algunos, los ponen causas”.

En las últimas semanas, al ver que los comercios de la ciudad de La Plata empezaron a abrir, los vendedores senegaleses también decidieron salir, “arriesgar nuestra salud para poder conseguir algo porque tenemos la responsabilidad de nuestros familiares en Senegal, para que ellos también puedan comer”, refirió Güeye.

Desde la Coordinadora Migrante y Consejería para Migrantes, del Laboratorio de Investigación Movimientos sociales y Condiciones de Vida de la facultad de Trabajo Social de la UNLP cuestionaron “el accionar de las autoridades municipales y la forma en que miden la situación social y económica que vienen atravesando los migrantes”.

Asimismo, exigieron al Estado nacional, provincial y municipal que se hagan eco de las necesidades que tienen los colectivos migrantes que están en situación de vulnerabilidad y que “nos convoquen para establecer un mecanismo de ayuda ya sea de alimentos y subsidios” para contener la situación del hambre y el abandono en el que se encuentran.

Desde la organización también vienen relevando datos acerca de las condiciones en la que se encuentran los extranjeros en la ciudad y se han encontrado con que hay muchos casos de personas a las que se les venció el documento o que tenían turno para gestionar el DNI, pero quedaron a la deriva, sin que las oficinas de migraciones ofrezcan mecanismos de atención mínima.

Otro de los reclamos que viene impulsado la Coordinadora Migrantes es la derogación del Decreto de Necesidad y Urgencia - DNU 70/2017, que modificó la Ley de Migraciones 25.871, que facilitó la expulsión de más de 2500 personas, sin el debido proceso judicial ni garantizar el derecho a defensa.

“No vamos a bajar los brazos, porque necesitamos comer y ayudar a la familia y no vamos a quedar en casa”, acotó Cheik, que se esperanza en que haya alguna ayuda e insiste en su pedido para que la policía los deje de maltratar.

Lectores: 374

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: