NOVA Salud
Tratamientos efectivos

¿Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con tiroides?

Las guías de práctica clínica internacionales les “da a cada paciente y a los médicos la tranquilidad de que los procedimientos son los adecuados".

La tiroides es una glándula pequeña ubicada en el cuello y es la encargada de producir las hormonas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) que repercuten en el metabolismo del cuerpo. El Día Mundial de la Tiroides permite concientizar sobre las enfermedades de esta glándula, la más frecuentes son el hipotiroidismo o función tiroidea en menos, hipertiroidismo o función tiroidea en más y los nódulos tiroideos.

La Dra. María del Carmen Negueruela, Jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Austral, explicó que el tratamiento habitual se realiza con hormona tiroidea T4, pero “en los últimos años se ha incorporado el uso de la T3 que es la hormona metabólicamente activa. La T4 exclusivamente en pacientes sin tiroides o sometidos a yodo radioactivo no es adecuada y la administración de terapia combinada en dosis flexibles de T3 mejora la calidad de vida de los pacientes”.

En el hipertiroidismo “la tiroides expresa componentes discretamente modificados que promueven la producción de anticuerpos que, en lugar de destruir al tejido tiroideo, estimulan la producción excesiva de hormonas. En ocasiones también reconocen componentes de los ojos y generan su protrusión”, detalló la especialista. Y agregó que se ha avanzado en un tratamiento para la oftalmopatía que fue “recientemente aprobado en Estados Unidos, pero con excelentes resultados”.

En cuanto al cáncer de tiroides, la doctora Negueruela afirmó que “la posibilidad de precisar el estadio de la enfermedad midiendo sus probabilidades de recurrencia, permitió flexibilizar la propuesta uniforme de tratamiento de la década pasada, realizando, actualmente, intervenciones médicas menos invasivas en los estadios bajos e intermedios”. Y sumó: “Los marcadores moleculares, aunque no ampliamente disponibles, ofrecen la capacidad de proporcionar excelentes valores predictivos positivos y negativos incluso antes de que un paciente opte por la cirugía”.

Como parte de los tratamientos, la especialista explicó que se proponen la vigilancia activa con observación cuidadosa e intervenciones quirúrgicas más conservadoras como la lobectomía; el procedimiento TOETVA, tiroidectomía transoral endoscópica por abordaje vestibular que no deja cicatriz, o propuestas más totalizadoras en pacientes con riesgos superiores.

En todos los casos, el avance de los tratamientos para las enfermedades de la tiroides busca brindarle al paciente una mejor calidad de vida. Las guías de práctica clínica internacionales les “da a cada paciente y a los médicos la tranquilidad de que los procedimientos son los adecuados". "El motor del cambio está, según Negueruela, en contar con un enfoque interdisciplinario entre endocrinólogos, cirujanos, bioquímicos, ecografistas, médicos nucleares, oncólogos y patólogos, entre otros”.

Lectores: 1257

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: