Ciudad de Buenos Aires
Olor fuerte

Se cagan en el vecino: los feriantes indignados por las heces que recorren las calles de Once

Las heces están en cada esquina de Once.

Los puesteros de Once comenzaron a reclamar por el mal olor que habita en la zona. En el lugar donde están los carritos, no se puede trabajar porque “los clientes huyen sin comprar”.

Según informaron, en Once la salud pública de los vecinos se encuentra en riesgo debido a que en la calle Boulogne Sur Mer que fluctúa entre el 200 y el 300 “tiene a mal traer a los vecinos. Los vecinos denuncian inseguridad y mugre. Hay fotos con heces humanas alrededor de los contenedores que utilizan estas personas de baño improvisado”.

Según informaron: *Las fotos de los contenedores con la caca humana son de la semana. Antes de la llegada de los feriantes eso estaba limpio. Sin embargo, el lugar de la vereda donde están apilados los colchones y pertenencias de la ranchada no recibió el mismo tratamiento por parte de la cuadrilla de Higiene Urbana del Ministerio de Espacio Público. No limpiaron la vereda donde están hacinadas más de 10 personas pero sí le tiraron los bolsones de reciclado al cartonero que acopia durante toda la jornada el resultado de su trabajo en Sarmiento y Boulogne Sur Mer”.

Además de las heces, los inspectores se niegan a secuestrar mercadería

Otro problema que rige por la pandemia es el miedo de los inspectores de la AGC de secuestrar mercadería de los manteros por los posibles contagios.

Con la ola de aumentos los inspectores de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a tomar medidas y, según el representante gremial “es que frente al secuestro de ropa y elementos varios, el inspector corre riesgo de contagio de Covid-19. Por esto, el individuo que integró un operativo en Once y dijo llamarse Juan Contreras, argumentó que evitan tocar los productos que ofrecen los manteros”.

De todos modos, los vecinos vienen cuestionando la eficacia de la función de estos inspectores desde hace largo tiempo. “Hasta el año pasado respondía al ex Ministerio de Ambiente y Espacio Público y, desde enero, pasaron a la AGC (con su directora -Paula Scauzillo- incluida), esta es la Dirección General Fiscalización y Control”, explicaron.

La AGC está bajo el ala de Matías Lanusse, quien fue elegido por Diego Santilli y, según los medios de comunicación "se hizo famoso al haber sido el coordinador de la ex Unidad de Control del Espacio Público (Ucep). En los hechos resultó una fuerza de choque que desplazaba y agredía a gente en situación de calle. Hubo litigios judiciales por su accionar. A Lanusse le dictaron la falta de mérito. Ante las críticas, este organismo se disolvió. Funcionó en la órbita del Ministerio de Ambiente y Espacio Público."

El joven director, ni bien llegó al cargo en 2020, fue protagonista de una petición en Change.org que pedía su destitución. Los acusaron por la muerte de Beatriz, una mantera de 75 años que fue atropellada en Pueyrredón y Sarmiento durante un operativo para expulsar vendedores ambulantes de Once.

Lectores: 2519

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: