Mundo NOVA
Panorama complicado

Por el racismo y la discriminación: las relaciones comerciales y políticas de China y Australia penden de un hilo

Su relación comenzó a deteriorarse desde que la ciudad de Canberra insistió en sacar adelante una investigación independiente que estudiara el origen del coronavirus. (Dibujo: NOVA)

La situación se agravó a raíz de las declaraciones del Ministerio de Educación chino, que les pidió a los estudiantes de su país que reconsideren la opción de estudiar en una universidad australiana dados los “múltiples incidentes de discriminación contra descendientes asiáticos durante la pandemia”.

Los alumnos chinos representan un 28 por ciento del total de 750.000 estudiantes internacionales que había el año pasado en Australia, lo que supondría una pérdida para la industria educativa de ese país, ya en problemas por el virus, de unos 7.300 millones de euros.

Todo arrancó en el inicio de la cuarentena por el brote mundial de coronavirus, ya que se registraron 386 incidentes racistas, incluidos abusos físicos, episodios de intimidación o escupitajos contra los extranjeros chicos radicados ese país.

Las relaciones entre ambas naciones, que suman intercambios comerciales por un valor de 141.000 millones de euros, comenzaron a deteriorarse hace unas semanas cuando desde la ciudad de Canberra insistió en sacar adelante una investigación independiente que estudiara el origen del coronavirus.

Desde entonces, Pekín ha respondido cortando parte de las importaciones de vacuno australianas e imponiendo aranceles a la cebada, a lo que suman las advertencias a sus estudiantes y turistas para que eviten ir al país oceánico.

Sus represalias también se vinculan al anuncio del Gobierno australiano de endurecer las leyes de inversiones extranjeras así como la condena de Australia, junto con EE.UU., Canadá y Reino Unido, a la imposición de las polémicas nuevas leyes de seguridad por parte de China en Hong Kong.

Lectores: 1670

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: