Correo de Lectores
Desigualdad social

Argentina, país injusto

El cartero de NOVA. (Dibujo: NOVA)

Señor director de NOVA, Mario Casalongue

Como dice el presidente de la Nación, Alberto Fernández, Argentina es un país injusto: muy pocos ricos, una importante clase media -cada día menos media y empobrecida- y muchísimos pobres, demasiados pobres.

Esta pandemia del virus Covid 19 ha puesto de manifiesto un nivel de pobreza e indigencia que es alarmante. Viviendo al lado de un supermercado puedo visualizar a muchas personas con una "hambruna" casi igual a la que vi en África y en Centroamérica. Se siente una sensación de culpa y son muchas las preguntas que me termino haciendo.

¿Y todo esto por qué? ¿Qué ha pasado en la Argentina, un país tan rico con la posibilidad de alimentar a más de 400 millones de personas para que haya tanta gente teniendo que recurrir a la ayuda alimentaria? La cantidad de villas miserias o barrios vulnerables espantan en la Ciudad de Buenos Aires y en el conurbano bonaerense, donde viven no solo argentinos provenientes de distintas provincias con escaso desarrollo económico, postergadas por esas negativas políticas que por décadas no hicieron nada por el desarrollo equilibrado a nivel nacional concentrado fundamentalmente en la Capital Federal, y por ciudadanos provenientes de distintos países de la región como Paraguay, Bolivia y Perú.

Las condiciones de desarrollo urbano de estos barrios dejan mucho que desear y las consecuencias las vemos en situaciones extremas como las que vivimos hoy en día. El virus invisible y las consecuencias derivadas del confinamiento, la falta de agua y otros servicios, agravan el nivel de contagios. Muchas de esas personas trabajan en zonas residenciales y hace que la situación se torne incontrolable.

¿De quién es la culpa? ¿Son acaso las políticas neoliberales? ¿Son responsables aquellos que han dicho trabajar por la Justicia Social? ¿La inflación, la corrupción, la impunidad judicial, la vagancia fomentada desde lo más alto del poder político, el desorden administrativo del Estado? Todo influye, todo suma y coadyuva para no poder crear un país más justo e igualitario para todos los argentinos.

Ha llegado la hora de pensar en serio, y sin ningún tipo de ocultamientos y complicidades, cómo salimos de este callejón para ver con claridad el final del túnel y no decir más que Argentina es un país injusto.

Lo saluda atentamente,

Francisco Benard.

Lectores: 410

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: