Interior del país
En un establecimiento forestal

Ex delegado de Derechos Humanos de Mauricio Macri en Entre Ríos mantenía a trabajadores en estado de esclavitud

A Spañoletti se le secuestraron 200.000 pesos y fue alojado en la sede policial de Chajarí.

En un procedimiento realizado por la Policía Federal en un establecimiento forestal en la provincia de Entre Ríos, de propiedad de Juan Spañoletti, ex viceintendente de Federación y ex delegado de Derechos Humanos del Gobierno de Mauricio Macri, fueron encontrados trabajadores en situación de esclavitud.

La finca está ubicada en el límite entre los departamentos de Concordia y Federación, y las personas explotadas no comían desde hacía días y dormían en camas de alfalfa. A Spañoletti se le secuestraron 200.000 pesos y fue alojado en la sede policial de Chajarí.

Spañoletti, de profesión abogado, fue viceintendente de Federación durante la gestión de Carlos Cecco, entre 2011 y 2015, y luego se desempeñó como delegado de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural en Entre Ríos durante el gobierno de Mauricio Macri. Las condiciones de explotación que sacó a la luz la intervención provincial son toda una definición de la concepción sobre los Derechos Humanos que caracterizó a la administración de Cambiemos.

El operativo policial fue dispuesto por el juez federal Pablo Sero, y se realizó en un establecimiento rural en zona de Santa Amelia (departamento de Concordia). Del mismo participó también el delegado del Ministerio de Trabajo de la Delegación Federación, Silvio Pucheta. Según la información oficial “puntualmente al señor Juan Spañoletti, se lo detuvo por trata de personas”.

La intervención policial tuvo lugar entre la tarde del miércoles y la mañana de este jueves. Las víctimas eran 5 personas originarias de la localidad de Monte Carlo, en la provincia de Misiones, y otras 7, procedentes de Concordia (Entre Ríos) que eran sometidas a situación de hacinamiento, malos tratos y hasta privados de alimentos desde hacía 3 días.

Los trabajadores explotados eran alojados en una cabaña de madera con techo de nylon, y ellos mismos hicieron camas con alfalfa ante el total abandono que registraba el lugar.

Según informó Pucheta, los responsables del lugar intentaron sobornar a los trabajadores para silenciarlos mientras se realizaba el allanamiento. “Los llamaron a estas personas para ofrecerles 10.000 pesos para que no dijeran nada”, informó. Y adicionó que “hace dos meses que estaban trabajando en ese lugar. Nos enteramos de esta situación porque uno de los muchachos me llamo”.

Los Derechos Humanos versión Juntos por el Cambio…

Lectores: 1799

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: