Interior del país
Panorama Político Correntino

Corrientes: mentiras de un "Mono" en tiempos de crisis

Carlos "Mono" Vignolo, argumentó que los conflictos interjurisdiccionales habían terminado. Lo cierto es que cada vez existen más problemas y temores por la circulación del coronavirus. (Dibujo: NOVA)

El secretario general de la Gobernación de Corrientes, Carlos "Mono" Vignolo esgrimió argumentos para eludir la responsabilidad de los funcionarios correntinos en el brote de coronavirus en la capital correntina provincial.

El ex intendente de la ciudad de Corrientes buscó reforzar la tesis de que los casos reportados hasta ahora en Corrientes tienen como origen las faltas de acciones preventivas del gobierno chaqueño.

Pero, en la búsqueda de excusas, puso al descubierto las tardías decisiones de Gustavo Valdés para generar acciones preventivas.

Una de las falencias es la libre circulación interprovincial y la falta de restricciones al tránsito de personas y vehículos provenientes de otras provincias.

"Los medios nacionales lo publicaron, Corrientes jamás ha cerrado sus fronteras", reconoció Vignolo y con sus palabras reveló que en realidad el ingreso de personas infectadas a la provincia fue por la inacción del gobierno correntino.

Excusó la irresponsable inacción en que "tenemos tres países limítrofes y otras provincias, una medida así excede a nuestra jurisdicción, nunca estuvo cerrada ninguna frontera".

En este marco, desconoce además el decreto nacional que bloqueó cualquier ingreso al país por pasos habilitados y faculta a las fuerzas de seguridad a impedir la inmigración.

Igualmente aclaró que se realizan acciones preventivas en las vías de tránsito habilitadas, es decir, todas.

Uno de los principales ingresos es el puente interprovincial Manuel Belgrano (que une Chaco y Corrientes) donde supuestamente se realizan "rigurosos controles" que consisten en tomar la temperatura de las personas y preguntarles si tuvieron contacto con algún infectado, a lo que los indagados responden que "no" y continúan el viaje.

Allí también se fumigan y se "lavan" los camiones que ingresan al territorio correntino.

Pero, según Vignolo estas acciones se realizan por la imposibilidad de cerrar el tránsito. Y esta afirmación del funcionario es una artera mentira, pues, en esta situación de emergencia sanitaria las provincias están facultadas a bloquear el ingreso de vehículos desde otras jurisdicciones.

Así lo hizo la provincia de Misiones, que prohíbe el ingreso desde Corrientes, y también lo hizo Formosa que bloqueó el tránsito con las provincias vecinas.

Corrientes, al evitar un acuerdo interjurisdiccional con el Chaco, dejó que exista libre circulación en el puente que une ambas provincias. Debido a esto, según Vignolo, hubo "trabajadores de la salud, 15 médicos, con sintomatología a quienes cuando cruzaban se les realizó el hisopado y 8 dieron positivo".

Lo que expone Vignolo, referente de Cambiemos, es en el mismo sentido en el que actúa el Gobierno correntino que en lugar de cerrar la frontera ejecutó un golpe político partidario contra la administración del mandatario chaqueño, el peronista Jorge Capitanich.

Esta acción artera consiste en generar una estigmatización hacia los médicos que trabajan en Chaco. Esto consiste en obligarlos a cumplir una cuarentena obligatoria y a señalarlos como los culpables de la existencia de casos de infecciones con Covid-19 en la Capital de la provincia.

Esta situación generó un entuerto judicial que se dirime en los estrados federales.

Gustavo Valdés, en un acto político partidario, fue a la Justicia y prohibió que los médicos correntinos que trabajen en el Chaco salgan de sus casas y fomentó, por medio del Diario Época que los vecinos hostiguen a estos profesionales.

El gobierno del Chaco, en tanto, hace notar que en esa jurisdicción se necesitan médicos ya que la situación es caótica. Existen 140 casos de coronavirus confirmados y el número crece. Hay 7 muertos.

Los 150 profesionales de la salud que trabajan en esa provincia y viven en Corrientes son fundamentales para el funcionamiento del sistema de salud. Es por ello que había presentado un recurso en el Juzgado Federal de Resistencia y una jueza federal anuló el decreto de Valdés.

Pero el gobernador correntino fue a los estrados de la provincia y el juez federal Juan Carlos Vallejos volvió a dar legalidad a la resolución.

Finalmente, una empresa privada fue a plantear nuevamente la ilegalidad, ya que sus médicos también estaban imposibilitados de trabajar.

Así, el juez federal Enrique Bosch, subrogante en Resistencia, Chaco, abrió las puertas para que los médicos y enfermeros vayan a su provincia a cumplir con su actividad.

El caso podría agravarse, ya que Corrientes accionaría ante la Corte.

Respecto a ésto, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, amenazó: "Si Corrientes quiere jugar a la política, que tenga en cuenta que nosotros también sabemos jugar. Lo que hicieron, deben reconsiderarlo, porque no es un acción sanitaria, sino política".

Ahora, para tapar sus errores, los funcionarios correntinos fueron instruidos a salir ante los medios de comunicación para confundir con frases y tergiversar los hechos. Vignolo, así lo hizo.

Lectores: 1608

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: