Sexo y erotismo
Hay que besarse más

Con la cuarentena cayó un 20 por ciento el consumo de sitios porno en Argentina

Lejos de incrementarse las visitas a sitios pornográficos por parte de los argentinos, éstas disminuyeron en un 20 por ciento en el último mes, según coinciden varios estudios sobre la temática.

En la última semana, las presiones sobre el Gobierno argentino para permitir la ampliación de la actividad económica, drásticamente restringida hasta el momento, se incrementaron notablemente.

Ya es un verdadero clamor que expresan distintos sectores de la producción, del trabajo y de la política, ya que los resultados económicos de la cuarentena son, realmente, desastrosos. La Argentina no es Estados Unidos, Alemania o Francia. Por allí no pasó el tsunami macrista.

Desde donde se lo mire, el impacto económico ha sido terrible, y se refleja en la constante caída del PBI, la escalada de los dólares alternativos, el alza de los indicadores inflacionarios -que volvieron a superar el 3 por ciento en marzo-, el recorte o cobro parcial de salarios, los despidos y la brusca disminución de la actividad comercial.

La Argentina no resiste la continuidad de una cuarentena tan estricta. Es necesario salir de algún modo, y en esto coinciden los referentes de los espacios más diversos. Lo malo que esa salida indispensable tendrá lugar en la etapa de mayor contagio del Covid-19.

La cuarentena afectó también la sexualidad de los argentinos y sus prácticas. Las restricciones a la movilidad y el enclaustramiento impactaron directamente sobre las condiciones para el ejercicio de la sexualidad para los no convivientes. También se cerraron hoteles alojamiento, saunas y similares. Y estas limitaciones se reflejan claramente en las publicaciones y quejas publicadas en las principales redes sociales.

Sin embargo, hay un detalle muy llamativo sobre el impacto de la cuarentena en la líbido de los argentinos. Para hacer más tolerables las restricciones, buena parte de los sitios web de contenido XXX a nivel internacional liberaron su acceso a los usuarios no suscriptos. Sin embargo -y pese a tener acceso a contenidos antes restringidos-, lejos de incrementarse las visitas a esos links por parte de los argentinos, éstas disminuyeron en un 20 por ciento en el último mes, según coinciden varios estudios sobre la temática.

Las causas pueden ser diversas. Por un lado, las sensaciones de frustración, pánico, depresión e imprevisibilidad sobre el futuro parecen haber afectado la voracidad sexual argenta. También el hecho de la presencia simultánea en los hogares de varios miembros de un mismo grupo familiar parece haber afectado drásticamente las situaciones de privacidad que la mayoría demanda para realizar esta clase de consumos.

Lo que queda en claro es que, durante la cuarentena, los argentinos publican más sobre sexo pero lo practican menos, y no se ha registrado una migración hacia el cybersexo, sino más bien todo lo contrario.

¿Nos amaremos más cuando la cuarentena concluya? O, entre las tantas cosas que cambiarán a partir de esta dura prueba a la que nos sometieron las políticas públicas aplicadas para combatir al Covid-19, también la sexualidad pasará a ser una práctica de consumo cada vez menos frecuente?

Lectores: 829

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: