Sexo y erotismo
Representantes de la Iglesia

Paulo II: un Papa famoso por su sadismo y su afición a las perversiones sexuales

Paulo II se destacó por su devoción por el lujo y la promoción de las fiestas populares masivas.
Paulo II se destacó por su devoción por el lujo y la promoción de las fiestas populares masivas.
Paulo II se destacó por su devoción por el lujo y la promoción de las fiestas populares masivas.

Por Alberto Lettieri, especial para NOVA

Generalmente se asocia la coacción y la censura sobre la libertad sexual en occidente con la acción de la Iglesia Católica. También, como contrapartida, se han denunciado decenas de miles de abusos y violaciones sobre menores y mujeres dentro de la propia institución, que en general no recibieron otra condena que la penitencia y el traslado de la residencia de los responsables de dichos actos.

Aunque menos difundidas, también la Iglesia fue un ámbito de cultivo de diversas perversiones sexuales, que eran simultáneamente condenadas duramente cuando su práctica se producía en el mundo exterior. Tal fue el caso, por ejemplo, de Pietro Bardo, quien asumiría con el nombre de Paulo II el 30 de agosto de 1464.

Nacido en Venecia y sobrino del Papa Eugenio IV, Pietro no tuvo inconvenientes en realizar una rápida carrera eclesiástica propiciada por su tío. Pietro se creía hermoso, y trató de asumir el Papado con el nombre de Formoso II -Hermoso II-, pero no tuvo éxito. Dentro de la curia lo denominaban “María Pietissima”, ya que “cuando no podía obtener lo que quería orando, pidiendo o rogando, lloraba para hacer sus peticiones más creíbles”. También utilizaba trajes clericales extremadamente suntuosos, y diversos cronistas asocian su escasa masculinidad a su posible condición de homosexual.

Pietro finalmente asumió como Paulo II, y prometió luchar contra el nepotismo, moralizando a la curia romana. Durante su mandato trató de embellecer a Roma, protegió las artes y hasta intentó convocar -sin éxito- a una Cruzada contra los turcos. También impulsó algunas leves reformas en la administración del Vaticano, tratando de combatir la práctica del soborno, característica de la institución. También persiguió a los denominados como “herejes” en Francia y Alemania.

Más allá de estas iniciativas, Paulo II se destacó por su devoción por el lujo y la promoción de las fiestas populares masivas. Por ejemplo, introdujo el Carnaval en Roma, lo cual le ganó el odio de los funcionarios del Vaticano, que no se demoraron en lanzar una campaña de desprestigio contra la autoridad papal. Para ello, aprovecharon los rumores que surgían del entorno de Paulo II, que aseguraban que era homosexual y afecto a la práctica del sadismo, que alcanzaba su punto más alto cuando jóvenes desnudos eran sometidos a torturas de toda clase, para difundirlos públicamente exagerando y agregando detalles inverosímiles..

Su contemporáneo, el poeta Bartolomeo Platina, afirmaba que Paulo II organizaba reiteradas fiestas y orgías sadomasoquistas, en las que disfrutaba de ser atado y golpeado por bellos efebos, que obtenían a cambio títulos y regalos valiosos. Sus enemigos aseguraban que Paulo II llegó a tener más de 400 ayudantes y pajes, todos apuestos y con físico privilegiado, en sólo 7 años de ejercicio del papado. Platina, en tanto, fue perseguido y torturado por sus denuncias.

Paulo II adoptó algunas decisiones que fueron tomadas como una confirmación de las denuncias sobre sus conductas. Incrementó los impuestos a los judíos, y los hacía desfilar entre insultos de los asistentes, mientras eran perseguidos por hombres montados. También organizó torneos entre rengos y jorobados en las Plazas Públicas de Roma, lo que se interpretó como una confirmación de su sadismo y de sus perversiones.

Paulo II murió el 26 de julio de 1471 y, tal como suele suceder en estos casos, existen dos versiones sobre su deceso. La oficial, que atribuye su muerte a una indigestión provocada por la ingesta de melones, y la más difundida, que asegura que falleció de un infarto en su cama mientras participaba de uno de sus habituales eventos sexuales.

Lectores: 4508

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: