Panorama Político Nacional
Guiño del FMI

La deuda pesa más que las jubilaciones

A la hora de elegir, el gobierno priorizó el pago de la deuda al aumento jubilatorio. (Dibujo: NOVA)

Está claro que el gobierno tiene varias obligaciones por delante y algunas que ya pasaron sin demasiada repercusión. En los últimos días, y luego de las negociaciones que encaró el ministro de Economía, Martín Guzmán, el Fondo Monetario Internacional le hizo un guiño a la Argentina y en comunicado histórico sostuvo que la deuda de nuestro país “no es sostenible”.

De esta manera, el FMI les propone a los bonistas una quita de alrededor del 30 por ciento, en un mensaje que traduce positivamente para la gestión de Alberto Fernández. El propio presidente celebró esta recomendación y en forma de beneplácito por la noticia remarcó que “teníamos razón”, en cuanto a la imposibilidad de pago.

Pero más allá de lo que el organismo de crédito haya hecho público, lo cierto es que el Ejecutivo deberá realizar algunas modificaciones profundas para poder alcanzar las metas propuestas. Una de ellas es el superávit fiscal, algo que el titular del Palacio de Hacienda ya anticipó que ese objetivo no se cumplirá antes del año 2023.

Para llegar a eso hacen falta una serie de decisiones relevantes que ya comenzaron a asomar. La primera es el ajuste a las jubilaciones que, tras la suspensión de la movilidad jubilatoria y la ausencia hasta el momento de una nueva fórmula, se realizó mediante un decreto que establece una suba promedio que no alcanza a cubrir las necesidades básicas de los adultos mayores.

Salvo algún sector de la izquierda, no hubo más que un tibio reclamo por parte de Juntos por el Cambio que todavía se está rearmando de a cara al futuro. Aun el puesto del líder de la oposición está vacante, naturalmente ese lugar debería ocuparlo Mauricio Macri. Sin embargo, hay varios dirigentes radicales en pugna que apuesta a arrebatarle ese privilegio.

Mientras tanto, el país está hundido en una crisis financiera que demorará varios años hasta que pueda salir a flote y que seguirá golpeando el bolsillo de los argentinos. En las últimas horas, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, anticipó que a mediados de año se llevará a cabo un aumento en las tarifas del transporte y de los servicios públicos.

Como si todo esto fuera poco, también se rumoreó sobre la intención del gobierno de elevar la edad jubilatoria. Para despejar las dudas tuvo que salir el titular del Anses, Alejandro Vanoli, a negar las versiones y además dijo que está a favor de una fórmula de movilidad que contemple la recaudación "como la vigente hasta el 2017 que permitió conciliar crecimiento, sustentabilidad y mejora en las jubilaciones".

Pero hasta el momento, los números dicen lo contrario. El incremento por decreto a los adultos mayores no representa en términos nominales la recuperación de la pérdida de poder adquisitivo y, además, la jubilación mínima pasará de 14.068 a 15.892, una suma que no supera la canasta básica y los ubica en la línea de pobreza.

Lectores: 496

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: