Economía y Empresas
Si hay miseria que no se note

Argentina buscará postergar vencimientos por 100 mil millones de dólares

Martín Guzmán, ministro de Economía. (Dibujo: NOVA)

Desde el Ministerio de Economía confirmaron que el objetivo del plan de reestructuración de deuda que quiere aplicar el gobierno de Alberto Fernández incluye la postergación del pago de 100 mil millones de dólares de vencimientos de los próximos años, lo que equivale a un tercio del total de los pagos que debe afrontar el país en el futuro.

El plan de crecimiento económico que Martín Guzmán tiene en agenda necesita que se libere la presión sobre la arcas públicas por lo menos hasta el año 2023, en el que según las estimaciones que hacen en el palacio de hacienda, la economía argentina ya estaría en condiciones de afrontar los compromisos postergados sin que eso represente un daño permanente para las finanzas públicas.

Pero, además de retrasar la devolución del capital, el Ejecutivo pretende lograr una quita importante en los intereses, sobre todo de la deuda a corto plazo emitida por el gobierno anterior, casi toda en mano de los principales fondos de inversión y que representan un negocio redondo para esos sectores especuladores, en desmedro del crecimiento nacional, por lo que en Economía confían en que existe cierto margen para que acepten reducir un poco sus ganancias.

En ese sentido vale recordar que Guzmán le adelantó a los acreedores que se preparen para "una frustración" con los papeles de deuda argentinos, sin advertir que la carta fuerte del gobierno será la irregularidad de la toma de deuda durante la gestión de Mauricio Macri, ya sea por los plazos, los montos y hasta por las vinculaciones de los funcionarios con algunos de los fondos que gestionaron los préstamos.

En la era de Mauricio Macri se emitieron 17 bonos en dólares a tasas consideradas altas para el mercado de capitales y a plazos muy cortos, por lo que representaban un bajísimo riesgo para los inversores, prometiendo ganancias extraordinarias, muy por encima de las que obtendrían en cualquier inversión a más largo plazo, lo que prácticamente rompe con una regla de la economía según la cual las inversiones más largas suelen ser las que reportan mayores ganancias.

Pero, además, existe un préstamo del FMI por más de 50 mil millones de dólares, que el Ejecutivo también pretende reestructurar, para lo cual ya consiguió importantes apoyos internacionales, a pesar de la negativa de la titular del organismo, Kristalina Georgieva de aceptar una quita en los intereses. En este caso el as en la manga de Alberto Fernández y su equipo es la corresponsabilidad del fondo en la crisis argentina por haber favorecido y facilitado la fuga de divisas.

Y es que en el propio estatuto del organismo figura una prohibición para financiar la fuga de capitales, sin embargo Macri consiguió que el FMI autorizara los dólares del préstamo para ese fin, una irregularidad flagrante, no solo para la legislación nacional sino para toda la estructura institucional del ente multilateral de crédito.

Lectores: 337

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: