Opinión
Reflexiones

Hay una generación de jóvenes sin límites y con padres ausentes

Claudio Gustavo Rojas, psicólogo social argentino.

Por Claudio Gustavo Rojas (*), especial para NOVA

Atrás debe quedar la frase "los jóvenes son el futuro". Los jóvenes son el presente. Por lo tanto, necesitan de adultos que los guíen y acompañen a diseñar y construir proyectos de vida. Tenemos que revisar los vínculos familiares y sociales. ¿Qué está pasando? ¿Por qué poner límites?

Lo que está pasando es que se rompió la comunicación cotidiana en la familia, los problemas son resueltos de manera primitiva y las responsabilidades hacia los hijos no son compartidas. Por otro lado, saber poner límites nos permite crear y fortalecer sentimientos de autonomía, valor personal, sociabilidad, creatividad y bienestar personal. Además, poner límites también es un acto de amor hacia los hijos e hijas.

Vivimos en un mundo atravesado por la tecnología, la virtualidad y las redes sociales, que en ocasiones presenta una sociedad de pura fantasía y apariencias, elevando los niveles de frustración en los sujetos.

Hay que sentirse más protagonistas de las elecciones con responsabilidad en el escenario de la vida. Esa es una tarea que debe ser trabajada en cada familia, tenga la estructura que tenga.

Por último, debemos volver apostar a reconstruir un país entre todos con salud, educación y trabajo, que son los pilares fundamentales para organizar la familia y construir una sociedad igualitaria para todos y todas.

(*) Psicólogo social argentino.

Lectores: 1211

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: