Martín Vestiga
Una producción de NOVA

El senador amarillo que "ebrio", ya se prueba el traje de candidato a intendente de La Plata

Martín Vestiga (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Pasaron las malditas elecciones, y uno piensa que cuando pasan los sufragios, va a descansar; de tanta rosca, de tanto trascendido…, entonces se predispone a sentarse debajo de un árbol, de esos que sobran en los espacios verdes de la ciudad de La Plata, a descansar.

Pero la ilusión duró poco. Diez minutos de “sombra” bajo el palo borracho bastaron para que, desde lejos, un chistido me altere el ánimo. Doy media vuelta de rostro y, atónito, veo al inefable Juanjo Dete, que es buen informante pero a la vez más pesado que mariposa con botines.

-Martín, Martín…, sos un hombre afortunado, habiendo tanto periodista suelto justo te vengo a encontrar a vos…

-Hola Juanjo –le digo, resignado-. Qué se cuenta…

-Mirá, viste que en La Plata Julio Garro obtuvo otro mandato. El tipo la remó y puso la que había que poner y dio vuelta el resultado…

-Sí claro, ya es noticia vieja..

-Bueno, pero el tema es otro: al parecer, después del domingo de gloria, uno de los legisladores de Juntos por el Cambio que tuvo la suerte de ganar en el Senado se fue a festejar con un grupo de íntimos a una reconocida pizzería de la ciudad…

-Porqué no sos más claro Juanjo: el único senador que salió triunfante es Juan Pablo Allan. La otra que ingresó a la Cámara baja es Florencia Barcia, la ex defensora ciudadana…

-Sí, claramente Martín. Sólo quería ponerle algo de misterio. La cuestión es que Allan no sólo se gastó una fortuna en la pizzería Gordos, muy conocida en la city platense, sino que junto a sus compinches terminaron todos beodos –por no decir en pedo- debido a la gran cantidad de cerveza que se chuparon…

-Hasta ahí es todo más o menos normal hermano lo que me contás. Nadie se esperaba en Cambiemos semejante remontada…

-Pero lo interesante viene ahora. En un momento dado, los presentes comenzaron a gritar eufóricos: “¡Se siente, se, siente, Allan intendente!” Y al parecer al senador recién reelecto no le disgustó para nada el operativo clamor, porque se le notó la sonrisa de oreja a oreja.

-Miralo vos a Juan Pablo, Juanjo…, el tema es que Garro no puede reelegir después del 2023, y a este muchacho más allá de encantarle el poder, no le sobran muchos códigos que digamos. Si ganaba el peronismo eran todos muertos políticos…

-Es como vos decís Martín, de hecho las intenciones de Allan de ser intendente, me contaron, vienen desde hace al menos un par de años. Y según me dijeron, eso Garro lo sabe de memoria y la cuestión les ha creado no pocos cortocircuitos.

-Es cierto, Garro nunca confió del todo en el muchacho, que juega para sí mismo. Viste como es esto, la traición en política es cada vez más moneda corriente. Sino mirá lo que pasó entre Florencia Saintout y Victoria Tolosa Paz, que hizo lo imposible para que la ex decana pierda… y lo logró con creces.

Cosas malas tiene la vida, pero ninguna peor que la traición. Unos callan otros olvidan, y yo lo canto recordándotelo…

Lectores: 4436

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: