Política
La salud pública pisoteada

A los pobres, ni vacunas: Vidal, Cambiemos y el desprecio por los más débiles

Más de 162 mil dosis de vacunas se echaron a perder durante el gobierno de María Eugenia Vidal. (Dibujo: NOVA).

Por Alberto Lettieri, especial para NOVA

Daniel Gollán, ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, formuló este martes una gravísima denuncia. En un depósito de Melchor Romero, partido de La Plata, se encontraron más de 162 mil dosis de vacunas vencidas, que fueron inutilizadas por el gobierno de María Eugenia Vidal al no preservarse la cadena de frío.

Visiblemente afectado por la gravedad de la denuncia, que confirma el absoluto desinterés por la salud pública que caracterizó a la gestión de Cambiemos, Gollán definió como "desidia, desinterés absoluto lo hecho por el gobierno de María Eugenia Vidal”.

Tras realizar una auditoría, el ministro de Salud provincial informó que entre las dosis inutilizadas por la gestión de Vidal se encontraban vacunas contra la poliomelitis, la doble viral (difteria y tétanos), la triple viral (sarampión, paperas y rubéola) y la hepatitis A y B.

De este modo, "mientras no se vacunaba contra el sarampión porque no había dosis, en el depósito de Melchor Romero había 162 mil dosis de vacunas vencidas, que estaban para desechar, sin cadena de frío. En medio de la necesidad estaba el recurso, y le desecharon", afirmó.

Gollán aseguró que la cuestión no quedaría allí, y que se extenderá la auditoría para determinar las responsabilidades de Vidal y de su ministro de Salud, Andrés Scarsi.

Lo más grave de la situación, subraya Gollán, es que "durante toda la gestión anterior faltaron vacunas de todo tipo en la provincia, y hoy comprobamos que muchas de estas inmunizaciones estaban disponibles. Sin embargo, por razones que vamos a investigar, terminaron en la basura".

Asimismo se encontraron otras 16.700 dosis de vacunas antigripales, antipoliomielíticas y contra el sarampión vencidas o sin la correcta cadena de frío, a punto de ser descartadas.

¿Cuál es la razón por la que un gobernante le niega a la sociedad sobre la que ejerce su mandato un producto tan esencial para la vida y la salud pública, y prefiere inutilizarlo antes que direccionarlo hacia el cuidado del bien común?

Recordemos que no se trata de un caso aislado: el secretario de Salud de Mauricio Macri tenía abandonadas en containers del aeropuerto de Ezeiza nada menos que 12 millones de vacunas, que la gestión de Alberto Fernández liberó inmediatamente para su aplicación.

Durante la gestión macrista se desataron plagas de virus y enfermedades que habían sido eliminadas hace tiempo, comenzando con el caso paradigmático del sarampión.

¿Será el desprecio hacia el pobrerío, el odio social o una estrategia demográfica la razón que subyacía detrás de las decisiones de los gobiernos de Cambiemos?

Este tema no debe pasarse por alto, ya que entraña un ataque frontal a los derechos y a la dignidad humana.

Adquirir vacunas para inutilizarlas, promoviendo la enfermedad en nuestra sociedad. Otro rasgo macabro de la gestión de Cambiemos.

Lectores: 2042

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: