Literarias
Cuento breve

Cuando un "me gusta" lo es todo

Todo comenzó cuando descubrió la foto de Martín en una aplicación para citas vía online de una amiga, lo que la llevó a idear una nueva manera de conquistarlo. (Dibujo: NOVA)

Por Mariela Battistessa, especial para NOVA

La estrategia de Lucía para conquistar a Martín había cambiado completamente. Su fallido intento de incursionar en el running y “perseguirlo trotando en el parque”, había dado lugar a un nuevo proyecto: “un cambio de imagen urgente”, también para perseguirlo, pero “en el mundo virtual”.

Todo comenzó cuando descubrió la foto de Martín en una aplicación para citas vía online de una amiga, lo que la llevó a idear una nueva manera de conquistarlo.

Lucía sabía que el método más frecuente para encontrar pareja ya no era a través de un amigo y o amiga, ya sea porque viviera en el mismo barrio o frecuentara los mismos lugares. Hoy las aplicaciones de citas online se estaban descargando cada vez más en los celulares.

Cada día que pasaba las probabilidades de que su anhelo se cumpliera se alejaban más y más.

Durante los últimos días, había dedicado mucho tiempo a este pensamiento, examinándolo desde todos los ángulos y, naturalmente, posponiendo su decisión. Le avergonzaba tener que recurrir a una aplicación de citas. ¿Por qué tenía tantos prejuicios? ¡Ah, no! Ya no podría fiarse del destino: tal vez se siga mostrando adverso con ella. Lo había decidido, el próximo fin de semana cambiaría su vida.

Las hermosas formas del amor romántico del siglo XIX, por alguna triste razón, estaban resultando imposibles para ella.

Todo parecía sencillo, sólo buscó la aplicación de citas online y comenzó a leer las características que brindaba el mismo portal digital:

-Sitio web de encuentros con una gran cantidad de usuarios.

- Garantiza el anonimato para encontrar personas con sus mismos intereses y expectativas (aunque ella sólo quería encontrar a Martín).

Seguía leyendo: La manera de comenzar una charla es a partir de un “me gusta” en la foto del otro/a, y si ambos lo hacen se genera un “match” encuentro.

Además, la aplicación remarcaba lo importante que era el intercambio de fotos. - ¿Necesitaba crear su propio perfil con una nueva imagen?- se interrogaba a sí misma. Como respuesta, se había prácticamente internado en un centro de estética. En sólo cuatro horas, le habían hidratado la piel, aplicado cera, exfoliado y prácticamente torturado.

Lucía se sentía feliz, un nuevo corte de cabello y color enmarcaban su rostro. Debía aparecer radiante en un perfil virtual en donde una fotografía lo era todo.

En realidad, lo que no le habían contado es que un cambio de imagen traería como consecuencias que le palpitaran las cutículas y que el cuerpo entero aún le picara por las lociones astringentes. Mencionando además, que el cuero cabelludo no dejaba de dolerle debido a las mezclas extrañas de tintura. Las cejas se le resintieron después de la cera. -¿Podrían estar sangrando? ¿Todas las mujeres en algún momento de su vida se sometían a esto por su propia voluntad?- Pensaba.

Intentó recordarse a sí misma que todo era por una buena causa; conquistar el amor de Martín.

Ya casi estaban listas las fotos para la aplicación de citas, o sea, para que Martín pudiera verlas y elegirla a ella. Las contempló y pudo ver a una total impostora: toneladas de base de maquillaje con extraños reflejos en su pelo. Solo algunas palabras flotaban en su mente; todo esto, ¿valía la pena? ¿El amor se persigue?

Continuará….

Lectores: 533

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: