Opinión
Puntos de vista

Diego se llevó la pelota

Diego Armando Maradona. (Dibujo: NOVA)

Por Miguel Angel de Renzis, especial para NOVA

Pocos pueblos están tan pendientes del futbol como nosotros. Y se confunde muchas veces la Patria con una pelota.

En 1930 se jugó el primer Mundial, en Montevideo. Y la Argentina tenía su primer Golpe de Estado.

Tuvimos que esperar hasta el turno de otra dictadura para que el Racing Club nos diera la primera alegría mundial.

Y para vengar aquella frustración del 30, fue en el mismo Estadio Centenario, contra el Celtic de Glasgow.

Siempre bajo la dictadura de Onganía Estudiantes de La Plata repitió la hazaña, esta vez en Manchester. Era el equipo de Zubeldía, donde jugaba Bilardo.

Le habíamos mojado la oreja a los ingleses en su propio territorio, después que Rattin se sentara en la alfombra cuando un árbitro alemán lo expulsaba frente a los locales, y un árbitro inglés también expulsaba jugadores a los uruguayos para que la final no fuera de los dos equipos rioplatenses.

Y llegó el 86. Bilardo ya no jugaba, dirigía. Y Diego Maradona hizo el gol de la historia, a cuatro años de Malvinas.

Pero antes, como vengador sintético y representante de los usurpados, le había hecho trampa a los tramposos y le violentó las leyes del futbol que ellos inventaron.

Era la mano de Dios.

A los usurpadores, a los tramposos, le habíamos violentado sus propias leyes de juego.

Al regreso, en el balcón, no estaba muy feliz el genio. Él sabía que era el balcón de Perón. Y también sabía que la Junta Coordinadora Nacional del radicalismo le había hecho la vida imposible a Bilardo, porque lo querían de técnico a Saporiti.

Todo era euforia, porque el titulo anterior como el de Racing, el de Estudiantes y el de la Selección, habían sido con dictaduras.

Este era con democracia, pero no la que le gustaba a Diego.

Cuando nació, en el 60, el peronismo estaba proscripto. Por eso en el último 17 de octubre afirmó: “Fui, soy y seré peronista”.

La despedida de un compañero se suele hacer con la Marcha. Como no se la cantaron, esa mañana Diego lloró fuertemente desde el cielo y la tormenta cubrió Buenos Aires. Y la lluvia fue fuerte, porque Maradona se llevó la pelota.

La seguimos el lunes a las 6 por AM 650 Radio Belgrano.

Lectores: 1036

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: