Interior del país
Tensión

El Ministerio de Seguridad de Salta está en llamas: el fin de semana no funcionó el 911

Durante el sábado a la noche el servicio del 911 no funcionaba y eso provocó el malestar y preocupación de los mismos vecinos que tuvieron que auxiliar al bombero Walter Chávez de una brutal golpiza.
Los mensajes informando de lo ocurrido.
Los mensajes informando de lo ocurrido.

Como lo anunció NOVA días atrás con las pujas de poder dentro del Ministerio de Seguridad, comienzan a notarse abiertamente las tensiones internas. Durante el sábado a la noche el servicio del 911 no funcionaba y eso provocó el malestar y preocupación de los mismos vecinos.

La noticia trascendió y se hizo visible cuando el comandante del cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad de Salta, Walter Chávez denunció haber sido víctima de una golpiza. Lo atacó una patota cuando intentaba defender su propiedad privada. Los supuestos usurpadores lo agredieron en banda y lo golpearon ferozmente, producto de esto sufrió pérdida de conocimiento y traumatismos en el cráneo.

Los vecinos llamaron insistentemente al servicio 911 para que un móvil policial se apersone al lugar, pero nunca los atendieron. Según denunciaron los vecinos, tras los insistentes llamados realizados, la atención del mismo estaba a cargo de una máquina, un contestador automático.

El relato de los testigos es unánime, y fue denunciado en redes sociales: “Apenas dio inicio el disturbio se llamó más de 20 veces desde distintos números al 911 Salta y nunca respondieron, solo atendió una contestadora que decía ‘su emergencia es importante para nosotros, no cuelgue y será atendido´, y cortaba, más de veinte minutos, una verdadera vergüenza el servicio”, aseguró uno de los testigos de la golpiza mediante sus redes sociales.

Fueron los propios compañeros del cuerpo de bomberos voluntarios quienes llegaron al lugar a dar socorro a Chávez y su familia. También fueron ellos quienes lo llevaron hasta el hospital, en donde fue atendido. El servicio 911 no solo coordina a la policía, sino también al SAMEC y a los servicios de urgencias médicas.

Lo que sucedió el fin de semana es inaudito. Fuentes de Nova Salta aseguran que dentro del ministerio de Seguridad existe una puja entre el titular de la cartera, Juan Manuel Pulleiro y su segundo, el secretario de Seguridad Benjamín Cruz.

Esta problemática fue tratada por Nova Salta recientemente. Pero lo que hasta hace días apenas pasaba de un problema político, ahora se traduce en una falla estructural de seguridad que deja en jaque la seguridad de la sociedad civil.

¿Quién dio la orden de apagar el servicio? ¿Por qué la policía de la provincia no llegó al lugar? ¿Cómo se están resolviendo las urgencias? ¿Quién coordina la seguridad en el territorio provincial? Ningún medio se hizo eco de la noticia, y no es que el bombero atacado no sea un personaje afamado y respetado en la capital salteña, todo lo contrario.

El ataque a su persona deja a la vista, para los ojos que quieren ver, una lucha de poderes y egos cuya principal víctima es la sociedad. Las zancadillas dentro del sistema político son habituales, los funcionarios juegan siempre entre sí en una puja por poder que le permita mayor acceso a la toma de decisiones, sobre todo cuando estas están relacionadas con las carteras económicas de las dependencias a quienes sirven.

El caso del ministerio de Seguridad no es una excepción. Las diferencias entre Cruz y Pulleiro son marcadas, y la rivalidad data de mucho tiempo atrás. Corresponderá al gobernador Gustavo Sáenz tomar las cartas en el asunto. Esta vez son vidas lo que está en riesgo. Las pujas políticas de un gabinete inoperante no pueden llegar a tanto, luego será tarde.

Lectores: 677

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: