Opinión
Puntos de vista

Partidos cartel

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía (*), especial para NOVA

Los partidos políticos son entidades de interés público creadas para promover la participación de la ciudadanía en la vida democrática y contribuir a la integración de la representación nacional; quienes los conforman, comparten objetivos, intereses, visiones de la realidad, principios, valores y proyectos para ejecutar total o parcialmente en el momento en que les toque gobernar un país. Esto es lo que se entiende respecto de ellos y constituyó el espíritu de su creación.

Son los encargados de presentar candidaturas a ocupar diferentes cargos políticos. Para eso movilizan el llamado apoyo electoral. También contribuyen a organizar y orientar la labor legislativa, articulan y agregan nuevos intereses y preferencias en la ciudadanía.

El concepto de partido político ha sido definido de diferentes maneras según el momento histórico y la específica realidad sociocultural. Ramón Cotarelo, politólogo español, lo define como toda asociación voluntaria perdurable en el tiempo dotada de un programa de gobierno de la sociedad en su conjunto, que canaliza determinados intereses, y que aspira a ejercer el poder político o a participar en él mediante su presentación reiterada en los procesos electorales

Diferentes facciones políticas que han luchado por el poder han existido desde hace siglos. Algunos ejemplos históricos que muestran un cierto protopartidismo serían los optimates y populares en el Senado Romano, los güelfos y gibelinos durante la Edad Media o los jacobinos y los girondinos en la Francia revolucionaria. Sin embargo, el moderno partido político surge en el siglo XIX en el Parlamento de Gran Bretaña con la organización estructural de los Tories y los Whigs en el Partido Conservador y Liberal respectivamente.

Cartel o cártel es una organización ilícita que trafica con drogas o con armas y también hace referencia a la asociación entre empresas comerciales de producción similar para evitar la competencia y controlar la producción, la venta y los precios de determinadas mercancías

Partidos "cártel": al dejar muchos partidos de tener un grupo social de referencia bien definido, renunciaron a la lealtad de recursos y a buen número de presupuestos ideológicos. Como alternativa de financiación, muchas estructuras partidarias pasaron a depender de recursos públicos. Esta fuente llevó a los partidos a funcionar como cárteles que impiden o tratan de impedir el acceso a dicho recurso por parte de competidores, razón por la que se los describe con el término "cartel".

En un sistema dominado por partidos de tipo "cártel", los partidos mayoritarios forman una clase política homogénea que impide la competencia de nuevas formaciones, lo cual maximiza su financiación y los beneficios para sus miembros: sean subvenciones o prerrogativas de cualquier naturaleza, como ser espacios gratuitos en los multimedios de difusión.

En Argentina los partidos políticos ya no están bien delineados como en otros tiempos en los que tenían una estructura interna, elecciones de autoridades, ideas programáticas, plataforma electoral, afiliados; pues en la actualidad se encuentran absolutamente desfigurados.

Se trata de rejuntes por conveniencia electoral, que sobre todo se realizan merced a las cúpulas de las diferentes agrupaciones que suelen ser bastante cerradas y profesionalizadas, pueden tener incluso pensamientos y objetivos contrarios pero se aúnan para buscar el triunfo electoral y los beneficios y privilegios que este otorga.

Sin programas, sin planes, sin proyectos para la ciudadanía en general, solo se basan en falaces campañas para obtener el voto del elector que los haga llegar el poder. Han dejado de tener una arquitectura partidaria, convirtiéndose en bandos en pos de financiarse con los recursos del erario y permanecer en el poder, si es posible, eternamente. ¡Vaya democracia!

(*) Abogada y escritora

Lectores: 59064

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: