Gastronomía
A probar se dijo

Las flores comestibles llegan a los hogares para aportar color, sabor y nutrientes

En primer lugar es necesario saber que no todas las flores se pueden comer, incluso hay algunas tóxicas y venenosas.

A través de las recetas de chefs reconocidos a nivel mundial, aparecieron las flores comestibles para darle colores a la comida, aportar nutrientes, vitaminas y minerales a nuestro organismo. Expertos en gastronomía presentan algunos consejos para incorporar las flores comestibles la cocina casera.

En primer lugar es necesario saber que no todas las flores se pueden comer, incluso hay algunas tóxicas y venenosas. Por eso, hay que estar bien informados, conocer el origen de cada una de ellas asegurándonos que provienen de cultivos orgánicos, sin pesticidas.

Incluso algunas pueden sembrarse en macetas, así que podemos explorar sabores y nuevas texturas en nuestros platos favoritos, aportándole un poco de color y aroma si sabemos que es lo que nos conviene aportarle a nuestra receta.

Por ejemplo, las begonias acompañan muy bien las carnes. Las caléndulas son muy utilizadas con arroces, ensaladas, panes y hasta incluso productos medicinales y de cosmética natural. El romero en flor queda súper bien con carnes, pescados y panes.

La flor del cebollino es un aliado para cremas de quesos. Otras muy utilizadas son las flores de azar, borraja, violas, pensamientos y los pétalos de rosas que son ideales para postres o infusiones. La flor del azafrán es muy utilizada en la paella.

La flor del calabacín rellena con queso, empanada y frita es una delicia muy consumida en México. Hibisco, sauco y malva son otras de las flores muy usadas. Algunas flores tienen un dejo picante, otras cítricas o dulces.

Lectores: 743

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: