Política
Millones tirados a la basura

Un gastadero de guita: AF paga miles de pesos por cada paciente, pero la pandemia sigue creciendo

El presidente Alberto Fernández acumula errores en el manejo de la pandemia. (Dibujo: NOVA)

Los errores cometidos por el gobierno nacional en el manejo de la pandemia están a la vista: cuando se cumplen más de siete meses de cuarentena, los resultados del fracaso sanitario se hacen cada vez más evidentes, nunca se logró frenar el aumento de los contagios y la Argentina está dentro de los países con más casos en todo el mundo.

Superando ampliamente el millón de infectados, queda al descubierto que la supuesta millonaria inversión en salud que a principios del aislamiento anunció Alberto Fernández, terminó siendo una pérdida fenomenal de recursos con un Estado en crisis. Ese monto por paciente que reciben los hospitales de cada provincia, se traduce en un negocio con consecuencias fatales.

Desde hace varias semanas, la Argentina está ubicada en el peor ranking del coronavirus y fueron varias las veces que fuimos el país con más casos diarios por cada millón de habitantes. El fracaso es tan estruendoso, que hasta los médicos y científicos que forman parte del comité de asesores comenzaron a despegarse de las decisiones del presidente.

Cuando el confinamiento recién empezaba y nadie se imaginaba un encierro tan extenso, el Ejecutivo Nacional publicó la Resolución 326/2020 en el Boletín Oficial, con injerencia de la Superintendencia de Servicios de Salud, a cargo de Eugenio Daniel Zanarini, en el que establecía un pago para todos los centros de salud que reciban a algún paciente que haya contraído el Covid-19.

Entre los considerandos de la normativa, hacía referencia a que “resulta imperativo ordenar la aplicación de recursos extraordinarios con el objeto de cubrir los gastos que específicamente demande la cobertura de pacientes sospechosos o con diagnóstico”, en el que se establecían módulos prestaciones de carácter especial para los hospitales.

En este sentido, se distinguían tres módulos: módulo de aislamiento y diagnóstico; módulo de unidad de cuidados críticos por Covid-19 sin asistencia respiratoria mecánica; y módulo de unidad de cuidados críticos por Covid-19 con asistencia respiratoria mecánica. Estas segmentaciones estipulaban una cierta cantidad de pesos a desviar en cada caso particular.

De esta forma, se instauró un “Procedimiento Especial de Reintegro de Aranceles por Prestaciones Moduladas” con distintos montos a destinar según cada paciente. La última actualización data del pasado 16 de septiembre, en el que mediante la Resolución 1095/2020 se fijan los nuevos valores, dependiendo la gravedad de cada uno.

Es así que, en un paciente leve, se destinan hasta 10.000 pesos por día, hasta un máximo de cinco días; en una persona que necesita cuidados sin asistencia respiratoria mecánica el monto se eleva a 19.700 por día, hasta un máximo de diez días; y, por último, en alguien que requiere cuidados con asistencia mecánica, ese número se incrementa a los 23.640 pesos, por el mismo lapso que el anterior.

Esta Resolución que fue instaurada directamente por el Gobierno Nacional deja la puerta abierta para un gran negocio, pero sobre todo deja al desnudo el fracaso de Alberto Fernández y sus ministros (con Ginés González García a la cabeza) a la hora de enfrentar la pandemia. Si las decisiones hubieran sido las correctas para frenar la expansión de coronavirus y por lo tanto reducir los contagios, la Argentina se hubiera ahorrado miles de millones de pesos.

Con la crisis económica y financiera que atraviesa nuestro país, los errores del presidente y su Gabinete, le costaron una enorme cantidad de dinero a los argentinos, que podrían haber sido destinado a otras necesidades. Mientras la pobreza y el desempleo siguen aumentando, Alberto y su “Comité de expertos”, juegan al doctor, pero hasta el momento no han podido solucionar ninguna de las dificultades que trajo aparejadas la pandemia.

Lectores: 572

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: