Política
Las sábanas del poder

Detienen y deportan a Nadia Palik, sindicada como amante del diputado Lipovetzky

A pesar de sus estrechos vínculos con el poder político, Nadia Palik atravesó una verdadera pesadilla.

Nadia Palik saltó a la fama luego de que se hicieran públicas fotografías con el por entonces diputado nacional y, al mismo tiempo, se dijera que cobraba un sueldo como asesora en el Congreso, dentro de la nómina del propio Daniel Lipovetzky, informa el portal Realpolitik.

En una movida telenovelesca, Lipovetky la desconoció y Palik estalló en las redes sociales. “¿Y todos los momentos que vivimos juntos? ¿Los audios? ¿Las conversaciones? ¿Los llamados? Todos sabían que estábamos juntos. Me partiste el corazón”, aseguró oportunamente la asesora hot.

“Fue parte de una campaña sucia. Todas mentiras, nunca fue mi asesora”, aseguró el diputado.

“Que la persona con la que estuve en pareja casi dos años, con la que fui incondicional, a la que le banqué tantas cosas, salga ahora a decir que mis fotos con él son trucadas, no lo puedo creer. Mirame a los ojos Daniel y decímelo en la cara. ¡No podés!”, retrucó la asesora.

Días atrás, Palik volvió a ser el centro de atención luego de que la oficina de migraciones de Estados Unidos la detenga en Miami. “Cuando les dije que soy psicóloga, la persona se rió y no me creyó”, aseguró a través de sus redes sociales. Para preocupación del propio Lipovetzky, dijo que “me interrogaron sobre todo, no solo sobre mi viaje sino sobre mi vida, tuve que dar detalles sobre las personas con las que salí, nombres y apellidos”.

Aún con miedo, Palik relató con detalles lo ocurrido durante la experiencia. “Me llevaron a una sala tipo Cámara Gesell con cámaras y vidrios luego de dejarme esperando dos horas, y me decían en tono amenazante que diga la verdad, que ellos ya sabían todo. ¡Me sentía una criminal sin motivos!”.

Luego del interrogatorio fue llevada a una celda, le inspeccionaron todo el cuerpo y le sacaron fotos contra una pared. Ante los gritos de Palik, una oficial de policía la amenazó con un palo y, finalmente, la dejaron ir.

Más allá de la innumerable cantidad de viajes por el mundo que llevó adelante la psicóloga hoy, tal y como se desprende de la de su pasaporte que ella misma publicó, durante los últimos años, Palik mantuvo un contacto laboral estrecho con el mundo político. Y no solo con Daniel Lipovetzky. En efecto, entre sus últimos empleadores figuran Sabrina Mariel Penna, contratada por el Senado de la Nación, y Natalia Massucco, empleada de la Dirección General de Cultura y Educación del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Lectores: 1969

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: