NOVA Deportes
Entrevista con NOVA

"Gallego" González: "San Lorenzo es el amor de mi vida"

Esteban Fernando González, emblema de Vélez, Ferro y San Lorenzo.
"El Gallego" junto a su familia.
Sus nietos son su gran pasión.
En una celebración familiar junto a su amigo Oscar Ruggeri.

Por Noël Gibelli, corresponsal de NOVA en Córdoba

Esteban Fernando González Sánchez, más conocido como "El Gallego", dialogó en exclusiva con NOVA sobre sus inicios en el fútbol, la intimidad familiar y sus ganas de volver a Córdoba, aunque sea por un momento.

- ¿Cómo comenzó todo? ¿Por qué decidiste ser futbolista?

- Mi pasión por el fútbol arrancó desde que empecé a caminar, porque no había juguete que me importara más que la pelota. Dormía con la pelota, me levantaba y esperaba el momento de volver del colegio para jugar en la puerta de mi casa. El fútbol fue siempre mi diversión máxima.

- ¿Cuál fue la primera vez que sentiste que lo habías logrado?

- Yo vivía en San Telmo y mi hermano que me lleva diez años tenía un equipo de muchachos del barrio que jugaban al papi fútbol y había un equipo en Caballito Junior, yo con diez años menos jugaba con ellos.

A mí me gustaba el “Loco” Gatti, porque aparte de atajar jugaba con los pies y yo pensaba “qué lindo es ser arquero y poder jugar con los pies. Yo empecé ahí, los de Caballito vieron cómo atajaba y me citaron para jugar al arco. Un día le pedí al técnico que me ponga adelante para divertirme un poco, me puso a jugar arriba y nunca más volví al arco.

Ahí comenzó mi sueño, me llevaron a Ferrocarril Oeste, hice las inferiores, y llegó el año de la cuarta categoría, estaba Carlos Aimar, ese día jugamos contra Huracán, ganamos tres a cero, yo hice los tres goles y en el tercer gol, salí corriendo para gritarlo, y me vio Carlos, fue una cuota de vida, una alegría, porque al otro día me convocó para la reserva y ahí me hicieron contrato a los cuatro meses. Jugué diecisiete años en primera. Ese fue el día en que me dije “tarea cumplida”, sentí mucha satisfacción porque se lo había prometido a mi padre, que es lo más grande que tuve en la vida.

- ¿Cuáles fueron esos mejores momentos que te dio tu profesión y que guardás por siempre en tu corazón?

- Toda mi carrera estuvo plagada de buenos momentos, los buenos, los difíciles, con Ferro salí campeón en el año 82 y en el año 84, los dos torneos que Ferro tiene en su historia me incluyen a mí en el plantel.

Estoy muy agradecido al Club. También hubo cosas feas, quedé libre, me fui a España, me llevaron y en ese momento era difícil jugar afuera. Había una persona Sebastián Viberti, que había judo en Málaga que es cordobés y me hicieron contrato. Ya jugaba en Málaga, me trajeron a mi mujer y a mi hija y fue algo soñado, inigualable. Después volví a Vélez, que fue lo mejor futbolísticamente de mi carrera, porque metí 40 goles en 80 partidos, salimos campeones y fui el goleador del equipo.

Tuve luego el traspaso de Vélez a San Lorenzo que hacía 21 que no salía campeón y la gente de San Lorenzo se me metió en mi vida y en mi corazón, me hace emocionar, en este mismo momento porque perdí al más grande, que fue mi papá. Lo perdí una noche, al otro día tenía partido y el “Bambino” Veira me puso de suplente, yo dormía en la concentración con Oscar Ruggeri, le pedí que avisara que yo iba a volver, porque a mi papá lo quería despedir adentro de una cancha (había velado a mi padre hasta las once de la mañana, lo enterré en el cementerio de Flores) me bañé y fui a la cancha, el “Bambino” me estaba esperando.

Llegué y el plantel me dio el pésame, el “Bambino” me preguntó qué quería hacer y le dije que contara conmigo y el partido fue complicado, ellos erraron un penal, y faltando 15 minutos, el “Bambino” me hace entrar y sin calentar entré y, ese día hice el gol más importante de mi vida. San Lorenzo ganó 1 a 0 de local y había 35.000 personas que gritaban: “Gallego querido Boedo está contigo” y es la canción más linda que me cantaron en una cancha, por eso amo tanto a San Lorenzo porque pude hacer el gol, el día que mi papá falleció y el mejor regalo que le pude hacer fué ese, nos cuenta emocionado.

Esa es la parte más importante de mi vida futbolística. Y a las ocho, diez fechas, era el último partido, Gimnasia iba primero, nosotros íbamos segundos y teníamos que ganar para poder ir a otro partido, porque nos llevaba un punto. Independiente le ganó a Gimnasia, yo entré al partido faltando 30 minutos e hice el gol del campeonato para San Lorenzo que hacía 21 años que no salía campeón. Es el día de hoy que la gente del Club me tiene el amor que me tiene y yo a ellos. San Lorenzo es el amor de mi vida.

- ¿Cómo está compuesta tu familia?

- Mi familia es maravillosa, está compuesta por mi mujer, Mabel, Yamila y Fernando que son mis hijos, Lola y Bastian que son mis nietos, mi mamá Nélida Sánchez, que la está peleando con su salud y Pablito, el esposo de mi hija.

- En la actualidad, ¿cómo vivís este momento de emergencia sanitaria?

- La vivo con un montón de incertidumbre, porque uno no sabe qué es lo cierto de todo lo que escucha. Es una locura, muy difícil, yo tengo diabetes asique tomo muchos ciudados, no voy a ningún lado, estoy en casa, salgo a caminar por recomendación médica, pero me cuido en mi domicilio.

- ¿Tenés ganas de darte una vueltita por Córdoba?

- Mientras estuve en Ferro hice pretemporadas en Villa Giardino y para mí es un lugar hermoso, porque hice mis inicios y siempre la gente nos atendió muy bien. En este momento difícil que están pasando les mando mucha fuerza desde acá y quisiera pronto poder ir a visitarlos. Me encantaría recorrer Córdoba, provincia que amo.

- ¿Cuál es tu sueño?

- Mi sueño es ver crecer a mis nietos, porque la verdad son dos ángeles que tengo, los amo. Mi sueño es que a mis hijos les vaya bien en su vida, y que sepan que siempre tienen a sus padres, a Mabel, mi mujer, mi ángel porque la verdad. Otro de mis sueños sería volver a dirigir a los chicos, porque tengo mucha capacidad con los pibes y seguirla luchando cómo la luché toda la vida.

Lectores: 935

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: