Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martín Vestiga y la candidata del Conurbano que no es profeta en su tierra

Martín Vestiga. (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Nuevamente me encuentro escribiendo algunas líneas que me otorgan en este afamado portal para compartir lo que me contaron mientras caminaba las luminosas calles de La Matanza y me cruce con mi amigo del supermercado chino Min Chus Ma, que en medio de su argenchino me contó algo bastante particular.

- Hola Min, ¿cómo estás? ¿Estás contento desde que pasa el Metrobus no?

- Hola Maltin, todo ok. Shi, contento, más que amiga tuya, Macario.

- ¿De quién me hablas Min? ¿Macario? Ahh, vos me decis Magario, la candidata a vicegobernadora Verónica Magario.

- Shi, ella. Estuvo paseando con petisito rubio por el barrio y no la conoce nadie, ni la panadera.

La verdad es que no entendía nada, entonces camine un par de cuadras y me crucé con el tano mecánico de la esquina, Carlo Cura, y me chusmeó lo que sucedió con una panadera a quien le estaría comiendo el cañoncito.

- Hola Martín, cómo andas? Así que andas buscando el dato de la semana, no?

- Si Tano, ¿cómo estás? Me contó algo el chino, pero no le entendí, ¿qué pasó con Magario, no está tan contenta?.

- Sí, estaba paseando por el barrio con Axel y la Vero es medio antojadiza de las masas, y le pidió chofer que frene en la panadería de Gladys, pero cuando bajo pensó que la iban a recibir con toda una fanfarria como si fuera una integrante del grupo Bandana.

- ¿Y qué pasó? ¿La insultaron, le pegaron, la escupieron, le dijeron andá a trabajar, le tiraron una pala?

- No Martín, la empleada que atiende al público no la conoció. Magario no sabia qué hacer, porque piensa que es una diva, imaginate cómo fue el clima que se generó que la dueña de la panadería tuvo que salir del fondo para pedirle perdón a la Intendenta.

Lo bueno de la historia es que Verónica se llevó sus masitas en la cartera y sin pagar un peso, como regalo de la suerte. Es como le sucedió a Alberto y Cristina, que le cayó una Massa de arriba...

Conociendote. Conociendoteeeee….

Lectores: 81

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: