Opinión
Puntos de vista

El caso del doctor Leandro Rodríguez Lastra que puede ir preso por salvar las dos vidas

Leandro Rodríguez Lastra, médico.

Por Ana Nemer Pelliza (*), especial para NOVA

El 2018 fue un año bisagra, un antes y después no solo por los grandes debates que se produjeron en torno al proyecto de la “Ley de interrupción legal del embarazo” (el aborto legal) sino en la movilización que género en toda la sociedad este tema.

Familias enteras divididas en un sí o un no, discusiones incansables y subidas de tono se escuchaban en cualquier evento social que se participara, enemistando y generando distancias y rupturas entre los asistentes.

Una lucha sin fronteras se generó en todo el territorio nacional culminando en ese famoso 8 de agosto del 2018 en el que el Senado de la Nación Argentino se pronunciara en contra de una ley a vivas voces inconstitucional y privativa del derecho a la vida de las personas por nacer.

Pero los promotores de esta ley no quedaron conforme con el pronunciamiento que el sistema democrático haya establecido por voto mayoritario, debían buscar como presionar de otra forma para que el aborto sea legal. Es así que tratan de implementar un protocolo basado en un fallo judicial como si fuera una ley obligatoria, burlándose de las normas constitucionales, del Código Penal e incluso del mismo sistema democrático de representatividad que tiene nuestro Congreso.

Cabe destacar que hoy es un delito abortar y quien lo realiza y ayuda a realizarlo comete una acción atípica, antijurídica, culpable y punible y que solo este último sede por las causales taxativas de la ley y que, al no estar bien reglamentada, deja lugar a interpretaciones amplias e injustas.

En este marco social surge el caso del doctor Leandro Rodríguez Lastra, un médico de Cipolletti, Río Negro, que en cumplimiento de su función y con apoyo de sus superiores, salvo las dos vidas en el 2017. El médico es denunciado ante la justicia penal de la provincia por incumplimiento de las funciones de funcionario público al no haber aplicado el protocolo de aborto ratificado por esa provincia.

La imputación es por haber recibido una paciente, una mujer de 19 años, que había iniciado el procedimiento abortista con cinco meses de gestación, corriendo riesgo grave de vida para la madre si se interrumpía el embarazo. De esa manera lo que intentó hacer el profesional, según sus palabras, fue revertir el cuadro médico logrado por una agrupación clandestina que funciona en Río Negro la cual le suministrara el medicamento para realizarse un aborto y abandonar a esa pobre mujer a la deriva de Dios.

Asimismo, manifestó en una entrevista en un programa de televisión que la decisión fue tomada conjuntamente con las autoridades del hospital y consultaron a una jueza la cual determinó que debía decidirlo el área de salud, e incluso se consultó al Ministerio de Salud de la Provincia que presentó una un informe que establece que la situación no encuadra dentro de lo establecido por el artículo 84 del Código Penal.

Es así que a pesar de lograr salvarle la vida a la mujer y al bebe lo someten hoy a un juicio que corre riesgo de tener prisión privativa de la libertad. Téngase en cuenta que hoy el bebe está dado en adopción, estaría por cumplir dos años y vive feliz en una familia que lo contiene. Asimismo la Constitución de la Provincia de Río Negro establece en su artículo 59 defiende la salud de todo los habitantes desde la concepción, lo cual cumplió el doctor Rodríguez Lastra.

¿Cómo se explica este accionar de la Justicia? ¿Por qué un médico que salvó las vidas de las personas involucradas está en el banquillo de los acusados? La respuesta es netamente política. Teniendo en cuenta el panorama nacional y lo sucedido en el 2018 había que buscar un “ejemplo” de la consecuencia de no cumplir con un protocolo, el cual no es una ley, y al mismo tiempo, va en contra de la Constitución Nacional la cual tiene contemplada los Derechos del Niño.

De esta forma se está usando el sistema judicial para los intereses políticos de un sector y lograr que se “castigue” la no obediencia a un protocolo que deja mucho por desear. Lo notable es que la denuncia no la hace ni la mujer, ni sus familiares, ni siquiera allegados a la misma, la realiza la diputada provincial Marta Milesi.

El sustento de la fiscalía para llevar esta causa a juicio fue el incumplimiento de funcionario púbico. De esta forma demuestra un claro mensaje a la sociedad médica y es que si no hacen caso al protocolo tendrán graves consecuencias, implementando el temor y la inseguridad jurídica a los profesionales de la salud poniendo en duda sus funciones y el objetivo primordial que tiene y que buscaron al estudiar esta noble profesión.

Es inexplicable que alguien que salvó la vida de la mujer y del bebe esté en el banquillo del acusando. De esta forma se muestra que lo que se pretende es que realicen abortos en forma indiscriminada y cualquiera de los médicos que se negare a realizarlo, sería juzgado, utilizando la justicia para fines netamente políticos y logrando manipular situaciones que en definitiva llevan a la muerte de los más inocentes y a la desprotección de la función más noble que tiene la sociedad que es la de los médicos. Hoy los ojos de todo el país están puestos en el juez de Rio Negro y esperando que haga justicia.

(*) Abogada

Lectores: 1223

Envianos tu comentario