Opinión
Puntos de vista

Extinction Rebellion

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía (*), especial para NOVA

Extinction Rebellion es un movimiento social creado en el Reino Unido que tiene por objetivo influir sobre las políticas medioambientales globales mediante la resistencia no violenta.

Las primeras acciones tuvieron lugar en 2018: cortaron puentes, vertieron cubos de sangre falsa en algunas calles y aparecieron semidesnudos en el Parlamento.

Ya se ha constituido en internacional y utiliza la desobediencia civil no violenta para lograr un cambio radical con el fin de minimizar el riesgo de extinción humana y el colapso ecológico.

Su web afirma: “Creamos colectivamente las estructuras que necesitamos para desafiar el poder. Cualquiera que siga nuestros principios y valores puede actuar en nombre de Extinction Rebellion”.

En abril de este año tuvieron una gran actividad en el centro de Londres, logrando paralizar la vida cotidiana con su protesta. Aunque su fuerza la han demostrado en la citada metrópoli, también se registraron manifestaciones en su nombre en Bruselas, Berlín, Estambul, Edimburgo, Barcelona y Lisboa. Los organizadores aseguran que en realidad las mismas se extendieron en más de 80 ciudades de 33 países distintos.

Reivindican que los gobiernos cuenten la verdad sobre el desastre climático; que implementen medidas de cumplimiento obligatorio para reducir las emisiones del carbono a cero para el año 2025; Asambleas Ciudadanas para supervisar los cambios, como parte de la creación de una democracia real.

El calentamiento global de la atmósfera se da por el aumento de la concentración de CO2 y otros gases invernaderos como el metano. Los tres factores principales que generan dióxido de carbono son el transporte, los servicios públicos (electricidad, gas, petróleo, etc.), y la producción industrial.

¿Estaremos los argentinos contribuyendo más de lo que creemos a esta catástrofe ecológica? En las últimas tres décadas la temperatura mundial se ha elevado 4°C; y aunque Argentina dentro del top 100 de industrias más contaminantes tiene una sola, YPF; en ese mismo periodo con todos los desastres a los que nos han sometido los sucesivos gobiernos, el atroz recalentamiento de la afectada población debe haber ascendido a la estratósfera sin escalas.

(*) Abogada y escritora

Lectores: 2895

Envianos tu comentario