Moda Extrema
De sangre paraguaya

Cynthia Duarte, la modelo en ascenso que sueña con estar en un video clip con Daddy Yankee

La joven Cynthia Duarte busca desembarcar en el mundo de la moda con toda su belleza y carisma. (Foto: Rubén Gimenez)

A la hora de hablar de promesas y bellezas en el ámbito de las modelos, debemos hablar de Cynthia Duarte, de 21 años de edad, que se encuentra en pleno proceso de despegue, soñando a lo grande y buscando su lugar dentro del modelaje.

Nacida el 9 de enero de 1998 en Ciudad del Este, Paraguay, ésta joven capricorniana vive en Avellaneda hace 7 años junto a su familia. “Tengo tres hermanas, yo soy la mayor, trabajo con mi mamá en casa, hacemos costuras”.

Señaló a NOVA que “ahora mismo aparte del modelaje no estoy estudiando nada, pero tengo en mente estudiar teatro”. Ella indicó además que “soy un poco tímida y el modelaje me ayudó mucho a soltarme más. Siempre me gustó esto, pero nunca me animé hasta que mi mamá me convenció y gracias a ella me inscribí en el instituto Roberto Piazza y ahí fue que empecé la carrera del modelaje y ahora que ya me recibí estoy contenta, y espero llegar muy lejos, yo sé que puedo lograrlo”.

Cynthia, sostuvo que sus ratos libres, “cuando estoy aburrida pongo música y bailo, me gusta mucho verme en el espejo, juego con mi ropa, zapatos, etcétera, y me imagino que es una cámara”. Y agregó que hace ejercicios en su casa, “raras veces hago yoga”.

Mirando hacia lo que viene, manifestó que “mi proyecto para el futuro es trabajar de lo que realmente me gusta hacer” y puntualizó en una figura clave como Roberto Piazza, a quien admira mucho.

Como si fuera poco, Cynthia reconoció que sería muy importante para ella formar parte de algún videoclip con algún cantante. “Me gustaría con Daddy Yankee, Romeo Santos, Prince Roys, Reik”, entre otros.

Por último, recordó detalles de su primer desfile: “Fue en diciembre 2018 en La Rural. Me acuerdo ese día que estaba re nerviosa, días antes no quería ni comer de tantos nervios. Seguí así mientras me maquillaban y cambiaban, después llegó la hora de subir en la pasarela, respiré profundo y subí ¡guau! Se me pasó todo el nervio que tenía, me sentí lo más caminando y la gente aplaudiendo era un sueño hecho realidad, fue hermoso, disfruté muchísimo”.

Lectores: 516

Envianos tu comentario