Interior del país
Panorama político chaqueño

El Chaco continúa inmerso en la incertidumbre electoral

No pasa nada. Capitanich, Peppo y Martínez continúan jugando una partida de póquer a ciegas y sin mostrar todas sus cartas. (Dibujo: NOVA)

Con un desconcierto que ya preocupa y con el correr de las semanas sin un calendario electoral definido, los precandidatos chaqueños continúan con las negociaciones para poder definir cuál será el futuro gobernador de la provincia. En el oficialismo continúa la disputa interna entre Jorge Capitanich y Domingo Peppo, mientras que, con el panorama más definido, desde el radicalismo reconvertido en Cambiemos espera agazapado el inicio de la campaña proselitista que promete ser dura y muy sucia.

Los actuales caudillos peronistas mantienen la fuerte disputa interna y no se dan respiro. Con el apoyo de la Casa Rosada y con fuertes aliados provinciales, el actual gobernador insiste en ir por la reelección y aspira a lograr una mutación del desgastado Frente Chaco Merece Más para ir por su objetivo. Para esto cuenta con el apoyo de una gran cantidad de intendentes que solamente piensan con la billetera, poniendo al frente las necesidades financieras para poder gobernar sus pueblos y subsistir políticamente. Este apoyo político es bastante efímero, ya que en caso de que se confirmen las supuestas estadísticas que dan por muerto a Cambiemos a nivel nacional, rápidamente desaparecerá y se trasladará al actual intendente de Resistencia que sigue con su postura firme de ir nuevamente por la gobernación, ya sea por dentro o por fuera del Partido Justicialista.

Teniendo en cuenta esta supuesta tendencia nacional, Capitanich aún decidió no levantar la cabeza y anunciar su candidatura. Quizás para evitar una maniobra interna en el Congreso Provincial Justicialista que hoy contralan Peppo y sus aliados partidarios, que lo obligaría a ir por fuera del justicialismo en las próximas elecciones. En el Chaco los números son claros. En los principales distritos electorales las tendencias marcan una amplia ventaja del ex gobernador, inclusive, sobre cualquier candidato de las distintas fuerzas políticas. Este sería el as en la manga que baraja el montenegrino y que no se da por muerto y juega a mantener un bajo perfil que le permita tener tranquilidad y espacio para tomar las decisiones correctas.

El que también adoptó una posición intermedia y busca generar las condiciones para alcanzar el consenso, es el actual presidente del Concejo Municipal de Resistencia Gustavo Martínez. Totalmente lanzado a ser candidato a intendente capitalino, el joven dirigente quiere quedar bien con Dios y con el diablo. Con un discurso light, también tiró la pelota a la tribuna nacional y aseguró que la elección del candidato a gobernador debería ser tomada cuando esté definido el panorama político a nivel nacional. Para Gustavito, si Mauricio Macri mantiene las chances de continuar al frente de la Presidencia de la Nación, el candidato ideal para continuar al frente del gobierno provincia tendría que ser Peppo, y que es la persona ideal para mantener las buenas relaciones con la Casa Rosada. Básicamente es el único que continuaría lamiendo las botas del presidente para mantener la gobernabilidad.

En cambio, para Martínez, Capitanich sería la persona ideal en caso de que haya otro presidente a partir de diciembre del año que viene, ya que tiene un perfil mucho más técnico y necesario para poder afrontar la dura crisis financiera que afrontará el Chaco y el país por la nefasta gestión que dejaría Cambiemos. Es evidente que con estas declaraciones lo único que busca Gustavito es no quedar mal con ninguno de los dos popes peronistas, ya que depende pura y exclusivamente de cada uno de ellos para poder tener aspiraciones concretas de ser intendente de Resistencia en las próximas elecciones, algo que igual continúa siendo una utopía para él.

Lectores: 570

Envianos tu comentario