Sexo y erotismo
Entregarse al disfrute sin temor

Las perversiones más soñadas: descubriendo el sadomasoquismo

El sadomasoquismo es la tendencia más conocida y popular de las perversiones.

Estas son las tendencias sexuales con más éxito, más conocidas y que hasta la literatura del Marqués de Sade y a Sacher-Masoche le dieron vida a través de sus letras:

Sadismo: se llaman así las conductas sexuales de los que consiguen su placer sexual dominando o proporcionando dolor físico o psicológico. La palabra nació de los escritos del marqués de Sade y con ella se denominaba la crueldad sexual en la que uno de los miembros de la pareja se comporta de forma especialmente cruel e incluso sanguinaria.

Masoquismo: El masoquismo extremo nace de las prácticas que se desarrollan en los conventos a partir del siglo XVI cuando aparecen las corrientes místicas y ascéticas. El extremo dolor provoca en el cerebro descargas de substancias como endorfina, dopamina, etc. que suelen provocar visiones y alucinaciones. Los monjes y monjas competían en este tipo de prácticas infringiéndose todo tipo de torturas hasta que conseguían unos orgasmos intensísimos que confundían con la fusión con Dios.

Los golpes amorosos: El Kama Sutra propone diferentes golpes indoloros, para que los amantes expresen sus sentimientos o para aumentar la excitación o el orgasmo en determinados momentos de la relación. Se describen en el libro cuatro tipos de golpes: con el dorso de la mano, con los dedos levemente contraídos, con el puño y con la palma de la mano. Los golpes resultan más efectivos en hombros, cabeza, esternón, espalda, y costados, también son muy agradables y divertidos en la cara y sobre todo en el culo.

Aplicación de ventosas: Esta técnica se refiere a la aplicación de un dispositivo de succión sobre la piel para a traer la sangre a la superficie. Era un tipo de sangría utilizado durante el siglo XVIII como una de las técnicas estrellas para el tratamiento de multitud de enfermedades. Se colocaban unas burbujas de cristal a las que se les había extraído el oxígeno por medio de una vela lo que generaba un vacío que atraía la sangre después de unos 30 minutos.

Lectores: 1702

Envianos tu comentario