Interior del país
Panorama Político

Tumbar o no las PASO, el punto de quiebre del peronismo chaqueño

"Coqui" Capitanich y Domingo Peppo disputan la posibilidad de ir por la Gobernación, mientras que Gustavo Martínez está en la gatera para ver si puede quedarse con la Intendencia de Resistencia. (Dibujo: NOVA)

Ya no importa si llueve, si se inundan las calles, si aumenta nuevamente el dólar o si Jacinto Sampayo recuperó la libertad. La agenda mediática en la provincia gira en torno a la posibilidad de que sean suspendidas las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de cara al año electoral que será determinante en el futuro del justicialismo chaqueño. Lo que se venía barajando desde hace semanas y que al parecer solo nacía de algunos sectores del radicalismo, esta semana se materializó en la Cámara de Diputados con la presentación de un proyecto de ley autoría del gustavismo que sería tratado el próximo miércoles en el seno del recinto.

Días atrás este mismo tema había causado el fuerte enojo de Jorge Capitanich que, caliente, decidió patear el tablero y dejar bien en claro que él sería el que definiría el futuro electoral de un peronismo que lo ve como la única alternativa viable para la gobernación. A esto se sumó la convocatoria a un acto político en el que se barajaba la posibilidad de que el actual intendente capitalino anuncie su precandidatura, algo que no sucedió y que generó aún más incertidumbre en el desenlace de esta dramática novela.

Con gran cautela, el ex gobernador chaqueño aprovechó para tirar palos a su sucesor en la provincia y dejó bien en claro que aún restan resolver otros factores, más que nada nacionales, para que pueda tomar una decisión con respecto a su futuro electoral.

Desde el círculo íntimo del intendente de Resistencia aseguraron que dependerá del posicionamiento que tenga Mauricio Macri en la Nación la posibilidad de que se decida competir nuevamente por la gobernación del Chaco. Muchos dan por hecho que si Capitanich pisa fuerte para volver a la Casa de Gobierno, nada lo detendría.

A pesar de la resistencia que pueda ejercer Domingo Peppo con el apoyo de la Casa Rosada o los inconvenientes internos que puedan surgir dentro del PJ, nada impediría que retorne a la gobernación a partir de diciembre. Eso sí, siempre y cuando no continúe el PRO en la Presidencia de la Nación. Nadie se imagina a un resignado Capitanich rogando la limosna para garantizar la gobernabilidad en el Chaco.

¿Y las PASO?

El gobernador Peppo fue el primero en asegurar que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias constituyen en un alto gasto para la administración pública y que en estos tiempos de nefasta crisis, lo mejor sería suspenderlas temporalmente. Esto, sin dudas, provocó la reacción de los sectores kirchneristas en la provincia que lo toman como una seria amenaza impulsada por la Casa Rosada para garantizar la continuidad de un gobierno afín, como lo fue el de Peppo.

La estrategia sería la misma que se llevó adelante en los recientes comicios de Neuquén, donde Cambiemos no tenía chances de ganar y optó por desgastar al kirchnerismo apoyando a un frente provincial que se quedó con las elecciones.

Ahora habría que ver si Domingo Peppo esquiva las PASO o una posible interna partidaria yendo en busca de la reelección por fuera del peronismo. Con un hueso difícil de roer en las urnas, como lo es Capitanich, la decisión de ir por fuera del frente político que lo hizo gobernador sería hasta ahora la única chance que tendría de lograr su cometido.

Dispuesto a todo y sin nada que perder, de todas formas esto no garantizaría nada, ya que el intendente capitalino cuenta con una importante imagen positiva en el electorado no solo de Resistencia, sino de casi toda la provincia. Peppo se encuentra entre la espada y la pared, por lo que tratará de no dar pasos en falso que directamente eliminen las aspiraciones que aún tiene para ir por la reelección.

Lectores: 808

Envianos tu comentario