El columnista invitado
Análisis

Escándalos sexuales y políticos en Israel

Effi Naveh, presidente de la Asociación de Abogados de Israel, envuelto en escándalos sexuales.

Por Israel Rabinowicz, corresponsal de NOVA en Israel

En un país pequeño como Israel es frecuente que al teléfono celular secreto de algunos de los altos jefes militares, incluso de su jefe máximo, ingrese una llamada en donde el padre o madre de un soldado que está realizando su servicio militar obligatorio le reprocha, le reclama por la no salida de fin de semana de su hijo.

Seguramente deben haber sido muchas las veces en que escucharon a algunas de esas madres decirles “¿y ahora qué hacemos con toda la comida que le preparamos?". Sirva esto solo como ejemplo de que aquí todo se sabe.

Los contactos y vinculaciones son las principales fuentes de información, pese a mi decisión de dejar de concurrir, salvo excepciones, a las protocolares recepciones diplomáticas y sociales.

Hay costumbres que son imposibles de desterrar como mi vicio por el teléfono y los encuentros con algunos buenos amigos, además de disfrutar de ellos siempre aprendo mucho, recibo la más sabrosa información y trascendidos políticos, comentarios y affaires de todo tipo fluyen.

Recuerdo, hace poco más de un año, mientras café de por medio conversaba con uno de ellos, se cruzó a nuestro lado Effi Naveh, presidente de la Asociación de Abogados de Israel.

Los rumores lo señalaban como una de las personas con mayor poder e influencia en el mundo judicial, era el que todo lo podía, por sus manos la designación y ascensos de jueces, su estrecha relación de amistad y pacto político con la ministra de Justicia reforzaba lo que para todos era un secreto a voces.

Pero existían otros secretos que se habían convertido en públicos, fuertes comentarios sobre relaciones íntimas a cambio de favores, con naturalidad circulaban nombres no solamente de juezas, abogadas, un amplio abanico, una bola nieve que él mismo, con su protagonismo televisivo, se encargaba de potencializar, le agradaba figurar.

Señalándolo con la mirada dije, así como rápidamente subió a la cúspide en cualquier momento lo veremos revolcándose en el barro. No hubo que esperar mucho, son muchos quienes por diferentes razones se la tienen jurada, al día de hoy es imposible controlar todos los resortes de la comunicación, mucho menos en Israel en donde la anarquía se apoderó del sector.

Y de repente la noticia hace explosión, Effi Naveh fue retenido, demorado en el Aeropuerto internacional Ben Gurión cuando intentaba ingresar del exterior sin sellar el pasaporte de la amiga que lo acompañaba, parece ser que para él era algo de rutina, tal es así que la salida no estaba marcada.

Todo ello fue para evitar problemas judiciales en el duro enfrentamiento de divorcio que mantiene con su segunda esposa. Algún detalle no previsto hizo que su castillo se viniera abajo, de ahí en más todo fue imparable.

Pero faltaba el empujón final, la frutilla del postre, todo indica que esa misma despechada segunda esposa le hizo entrega a una conocida periodista de un viejo teléfono celular que su aún esposo ya no utilizaba y lo que allí estaba encriptado y archivado dejó a muchísimas personas nerviosas y sin dormir.

Si lo que ya se conoció son intercambios de mensajes íntimos con juezas, confirmación de gestiones para el nombramiento de jueces y sus ascensos, de una abogada que se entrega sexualmente para apoyar el ascenso judicial de su esposo, la imaginación y los nombres vuelan. Ya la misma joven, hermosa e inteligente ministra de Justicia no puede quedar fuera, la extensión política queda garantizada.

Serán muchas las separaciones y divorcios que ya están en camino, será la derivación lógica a partir nombres que se han popularizado, en ellos habrá seguramente errores, es la parte negativa de la masificación de las redes sociales que han abierto un camino casi libre a la difamación.

Mis amigos abogados sabrán explicar que lo negro no lo es, que es un blanco oscurecido, dirán que la letra A no lo es, que es una Z mal escrita, mal dibujada, distorsionada, hasta presentarán a calígrafos que lo certifiquen, nada de ello ya es importante, el camino judicial está claro, de lo que no hay retorno es del efecto público, político.

Estoy absolutamente seguro que mis lectores a medida que avanzan en esta nota imaginan situaciones similares en sus respectivos países, personajes intocables llenos de poder, económico y político, que de repente dejan de serlo, imparables bolas de nieve que los grandes y tradicionales medios comunicacionales no pueden frenar y detener.

Tan fuerte son los efectos y repercusiones de los affaire sexuales que no los pudo callar ni el sensacional contrato por 15 millones de euros que firmó el futbolista israelí, Munas Dabbur con el Sevilla.

Y si el futbol no puede es difícil, diría imposible, que algún otro que no haga a lo militar pueda hacerlo. Y sucedió justamente antes de escribir este comentario, lo que es titular en todos los medios de prensa.

Israel con su aviación atacó una larga lista de puntos estratégicos en Siria controlados por Irán, depósitos de armas provenientes de este país; el ataque más intenso de todos los que se produjeron en los últimos días, que ya casi es una rutina diaria.

Se reportaron nueve militares sirios muertos, también que varios cohetes lanzados por los aviones israelíes fueron neutralizados por las defensas antiaéreas sirias; insólito es que los partes militares provienes desde Rusia.

Y lo más importante es que en estos últimos enfrentamientos en el frente sirio, por primera vez Israel modificó su tradición política de no asumirlos como propios. La información siempre provenía de “fuentes externas“, aunque todo estaba claro.

Pero en los últimos días hubo un cambio de 180 grados, Israel se apuró en ser el primero en informar que sus aviones estaban atacando Siria, una clara demostración de que la campaña electoral con Benjamín Netanyahu como primer ministro y ministro de Defensa también llegó al frente sirio.

Peligroso, cualquier desviación de medio milímetro puede hacer cambiar la historia.

Lectores: 2064

Envianos tu comentario