El columnista invitado
Punto de vista

Cambios generacionales

Maximiliano Mosdien, de Coronel Du Graty, provincia del Chaco.

Por Maximiliano Mosdien, especial para NOVA

Cuenta una leyenda callejera que hacia el año 1790, en Francia, un grupo de amigos cansados de injusticias, desigualdades y corrupción por parte del monarca que en aquél entonces reinaba el País (Luis XVI), se juntan con la intención de ir a reclamar a éste que el pueblo estaba pasando hambruna, faltaban vacunas y ayudas sanitarias en los hospitales entre tantas cosas más.

Este grupo decidió un día dirigirse hacia el Palacio de Versalles dónde afuera, a un costadito, con algunos cartones escritos y alguna que otra cacerola vieja para hacerse escuchar, presentaban de forma eufórica sus reclamos ante el rey.

El rey, sin sentirse intimidado ni mucho menos, manda a algunos de sus súbditos a que los echen del lugar. Al pasar un rato, vuelve uno de éstos y le comenta al monarca que ya habían sido retirados a la fuerza. Éste contento por lograr sacar un estorbo a su paisaje cotidiano, dice:

  • Muy bien, lo han hecho de una manera eficaz. Supongo que no eran muchos…

A lo que el súbdito (un poco atrevido) se anima a responder:

  • Mi señor, con todo respeto. Usted tiene razón, no eran muchos; pero eran jóvenes.

Se dice que esta pequeña historia callejera es tan verídica cómo el decir que el cielo es azul. Para algún que otro colgado que no alcanzó a esos tiempos antaños de la historia política internacional, debe saber que acto seguido a esto se logró nada más ni nada menos que la Revolución Francesa.

Y es así, como hasta el día de hoy, grandes movimientos sociales llevan en su liderato a muchos jóvenes. La sociedad en movimiento siempre tuvo en su columna vertebral a chicas y chicos predispuestos, con ganas, empatía y la fuerza necesaria para afrontar cualquier tipo de desafío que se pusieran en frente.

El ámbito político no es ajeno a esto. Los diversos partidos cuentan en sus filas con un gran número de jóvenes que militan día a día tratando de contagiar de sus ideologías al resto de la comunidad. A lo largo de la historia podemos ver que fueron ellos, los jóvenes, los que han logrado mantener con vida a los partidos pero que sin embargo no han sido tenidos en cuenta a la hora del armado de una lista que enfrentaría una hipotética elección.

¿Por qué se da esto? ¿Falta de preparación profesional o simplemente no se les brinda el espacio? Hay que decir que, en primer lugar, en Argentina sólo 2 de cada 10 personas logran obtener su título universitario y, en segundo lugar, que el 19% de ciudadanos entre 24 y 35 años de edad tiene sus estudios universitarios completos.

Así es, un número un poco pequeño y hasta incluso alarmante. De todas formas, los jóvenes no logran encontrar su espacio para representar a la ciudadanía en un lugar de poder por medio de los partidos políticos. Hoy por hoy en el Honorable Congreso de la Nación alberga a 257 diputados nacionales dónde solamente 3 tienen menos de 30 años de edad. Sí, algo así como el 1,16% solamente. Ellos son: Martín Maquieyra (29) por La Pampa, Josefina Mendoza (26) por Buenos Aires, y Victoria Rosso (29) por San Luis. En siete provincias argentinas todos sus diputados son mayores de 40 años: Jujuy, Salta, La Rioja, Formosa, Tucumán, Catamarca y Chubut.

Pero algo está sucediendo, de a poco el viento comienza a soplar a favor de los jóvenes, o ¿es la misma sociedad que está pidiendo nuevas caras, personas con ideas y fuerzas renovadas? Podemos ver que en la Ciudad de San Juan Capital, para este 2019 cuenta con un precandidato a la intendencia con sólo 31 años, Martin Sassul.

En el Chaco también tenemos ejemplos como el concejal de Resistencia Rodrigo Ocampo que con 27 años asumió su mandato, o el de la diputada provincial Nadia García Amud que lo hizo a los 30 años de edad.

Cabe destacar que porcentualmente el electorado del padrón en concepto de jóvenes representa un poco más a la mitad. ¿Tendrá alguna incidencia este dato a la hora del confeccionado de listas por parte de los partidos políticos?

Por último, un pequeño pensamiento en voz alta: los jóvenes no sólo estamos para hacer bulto, repartir votos o colgar pasacalles. También tenemos ideas, propuestas, ganas de revertir situaciones y cambiar realidades. Sin duda alguna somos capaces y lo demostramos a través del tiempo que hoy… hoy nos está devolviendo un poco.

Lectores: 402

Envianos tu comentario