NOVA Show
Sigue la polémica con los youtubers

Yao Cabrera y Viral TV pidieron cerrar su causa por corrupción de menores, pero el juez Ponce se los rechazó

  • El youtuber Yao Cabrera.
    Foto 1 de 2
  • El juez Roberto Ponce rechazó el pedido de los imputados.
    Foto 2 de 2

Tras ver un video masivo de Yao Cabrera y su empresa corporativa Viral TV (con más de seis millones de seguidores) donde los youtubers les enseñaban a su hijo, Miroslav Zonzini (15) y dos compañeros en la puerta del tradicional Colegio Carlos Pellegrini sobre alternativas de desvío sexual, el manager Jorge Zonzini presentó en 2018 una acción judicial para que se investigue en cada uno de los cientos de videos virales, y sus formas, la posible comisión de delitos como corrupción de menores, grooming y parafilia.

Tras la demanda judicial y con la intención de evadir sus responsabilidades penales, los youtubers imputados cerraron el canal Viral pero abrieron rápidamente, y tras el mismo Modus Operandi de captación de niños, el canal WIFI.

Viral y WIFI son una empresa de redes y medios de comunicación conformada por los denunciados Marcos Ernesto Cabrera Rodríguez (YAO), Javier Ayul, Fabri Lemus y la cronista del canal Juli Montes de Oca, quienes además, se supo, ya contaban en su haber con denuncias penales previas por los delitos de abuso sexual, coacción y estafas reiteradas, siendo denunciantes, inclusive, chicas menores de edad, donde actúa de oficio el Ministerio Público Fiscal para preservar sus identidades.

Una vez más, como cuando salió a cazar al hacker de los famosos, Emanuel “Camus” Ioselli, logrando que sea condenado a 3 años de prisión por “Extorsión en concurso real con Amenazas Coactivas” a los famosos Ileana Calabró, Fátima Florez, Coki Ramírez, Verónica Lozano, Sergio “Maravilla” Martínez y Diego Korol, entre tantos otros, ahora el manager montó en cólera e inició una demanda penal contra los millonarios e irreverentes youtubers y toda su poderosa organización que, según pudo saberse, cuentan con industria textil propia, promueven fiestas y eventos privados con preventa de tickets, además de variadas acciones de marketing como fechas en teatros y en el mítico Luna Park.

Ahora, y en el marco de la causa Nº 46.265/2018 caratulada “Yao Cabrera, Viral y otros S/Corrupción de Menores y Parafilia”, las defensas letradas de los imputados solicitaron el sobreseimiento por inexistencia de delito, pedido que fue rechazado de plano por el juez Roberto Ponce. Asimismo, a las ya existentes causas conexas anteriores, se sumaron las demandas de un ex editor de los canales Viral y WIFI, Mariano Fernández, por la posible comisión del delito de trata laboral de personas, y del líder de Mercado Libre, Martín Roldan, de San Telmo Games, por defraudación y estafa por el incumplimiento de comerciales e historias de redes por un total de 15.000 dólares.

En relación a la denuncia que abrió el controversial debate mediático Zonzini sostuvo: "Estas marionetas no tienen límites, ni están reglados salvo en un débil marco regulatorios de delitos informáticos. Yao Cabrera y sus secuaces son una organización multimillonaria con más 6 millones de seguidores de los cuales un 70 por ciento lo integran niños y niñas de entre 8 y 10 años y el resto adolescentes a los cuales adoctrinan con frases de pertenencia tales como ‘Cuando la vida duele y estás solo, nosotros te sacamos una sonrisa’”.

"Mi hijo y sus compañeros solo tienen 15 años de edad y no puedo aceptar que estos infradotados creados como máquinas generadoras de dinero con abogados, especialistas contables en evasión de impuestos y testaferros inescrupulosos dirigiéndolos desde las sombras deban, en forma impune, hacer docencia nociva y vulnerar los derechos de nuestros niños anticipándose entre otros daños a los ciclos naturales de su inocencia que en todo caso deben ser acompañados por sus docentes, psicólogos o su núcleo familiar primario y no por delincuentes de baja monta", remarcó el manager.

Y finalizó: “La responsabilidad y captación de nuestros niños y adolescentes por parte del avasallador crecimiento de las redes sociales por encima de la mirada de los docentes en las aulas y de los padres en sus hogares puede generarles en el futuro un daño irreparable”.

Lectores: 2605

Envianos tu comentario