Cómics e Historietas
Verano comiquero 2019

Historietas con sabor a clásico

“Aventuras de Hijitus”, de García Ferré (Ediciones Assisi).

Por Ariel Avilez (*), especial para NOVA

Sin vencer la tentación de citar aquella frase de disputada paternidad que dice “para novedades, los clásicos”, vamos a contarles que nos metimos a explorar algunas casas de venta de historietas (también llamadas comiquerías) y encontramos entre las más recientes ofertas varios cómics que o ya tienen chapa de clásicos, o ya comienzan a serlo por algún motivo u otro.
Así que sin mayores dilaciones, vamos a reseñarlos y recomendarlos, que para eso también estamos.

“Aventuras de Hijitus”, de García Ferré (Ediciones Assisi)

Assisi lo hizo otra vez. Contra viento y marea, en una época difícil -entre otras cosas- para la aventura editorial, los muchachos de esta casa editora vuelven a apostar a otro clásico de la historieta familiar; después de los indispensables libros dedicados a “Patoruzú” y “Patoruzito”, creaciones de Dante Quinterno, llega el primero de los tomos que nos introducen al universo creado por Manuel García Ferré: mientras todavía celebramos la compilación de las primeras cinco revistas de “Las Aventuras de Hijitus” en este volumen, ya comenzamos a palpitar lo que se viene, “Las Desventuras de Larguirucho”.

En 272 páginas rescatadas y restauradas digitalmente, impresas en el blanco y negro original y en generoso tamaño (26 x 22 cm.), el lector se sumergirá de lleno en el territorio imaginario de Trulalá, escenario en el que el bien y el mal -a Dios gracias no siempre con los límites entre uno y otro bien definidos- se enfrentan una y otra vez, como los luchadores de catch en Titanes en el Ring, en eterno carpe diem.

De fama consolidada desde 1967 gracias a la serie animada que se emitía en la tele, y dueño de su propio programa televisivo (“El Club de Hijitus”) desde 1968, en 1969 le tocó a Hijitus volver a la historieta donde había visto la primera luz en su versión prehistórica, allá por 1955, cuando tenía sombreritus aunque no superpoderes. Y lo hizo con sobresaliente dignidad: quien lea estas aventuras verá cómo estas no están sustentadas sólo por el factor nostalgia, sino que son historietas dinámicas, bien construidas, donde lo naif no es demérito sino virtud.

El primer valor agregado viene de la mano del infalible Pablo Sapia (principal responsable del rescate que Assisi hizo de “Patoruzú”), encargado de diseñar la tapa y brindarnos el preciso contexto de la obra con los escritos que cierran el libro. El otro valor agregado está dado por un inexplicable e innecesario juego de ajedrez en cartón para armar que, de todos modos, no deja de ser un detalle simpático por lo bizarro.

Este volumen es para vos...

1- Si en su momento te dolió porque resignaste una importante porción de tu sueldo, pero atesorás el imprescindible libro de las “Aventuras de Pi-Pío” que sacó hace un tiempo La Editorial Común, o cualquiera de los anteriores rescates de Assisi.

2- Si más que un delirio, alguna vez la expresión “Fu fu y chucu chucu chucu chucu” te significó grito de guerra y mantra.

“Lucho Olivera: Bélicas”, de Lucho Olivera (Rebrote)

Prometido desde hace un par de años, recién en estas semanas se está comenzando a distribuir en algunas comiquerías de Buenos Aires (arrancando con La Fábrica de Historietas, en Ayacucho 19) esta limitada edición cuyo subtítulo completo es “Bélicas – Historias de Guerra entre Galos y Teutones”.

Este tomo, el quinto de la Serie Roja de Los Libros de Rebrote, reúne cuatro historietas escritas y dibujadas por Lucho Olivera, y publicadas originalmente en las revistas “D'artagnan” y “El Tony” entre 1966 y 1967, año en el que crearía a “Nippur de Lagash” junto a su amigo, el genial guionista Robin Wood. Son aventuras autoconclusivas cuyo denominador común es el período histórico en el que se desarrollan, que es el de la Guerra Franco-Prusiana de 1870/1871; historias bélicas pero que no encuentran solaz en la maquinaria de guerra y la destrucción, sino que -muy en la escuela de Oesterheld- se centran en el drama humano y los diversos modos en que el común de la gente puede llegar a actuar en situaciones-límite.

Toda una rareza para coleccionistas, hay que destacar que este libro no hubiera sido posible sin la férrea determinación de Felipe Ávila -recientemente fallecido-, uno de los editores de Rebrote, sin dudas el principal fan de Lucho Olivera y uno de los mayores conocedores de su obra, quien se lanzó al rescate de este material de un Lucho que recién cruzaba la barrera de los veinte años, y que ya se comenzaba a perfilar como el sorprendente artista integral que apenas un lustro después se encargaría de crear la versión comiquera de “Gilgamesh, el Inmortal”.
En soberbio blanco y negro, conservando la tipografía original columbera -para muchos, irritante; para otros como yo, encantadora-, el tamaño de este volumen es de 20 x 28 cm. y contiene riquísimos textos anexos del ya mencionado Ávila.

Este libro es para vos...

1- Si te van las historietas clásicas de guerra.

2- Si sos un viejo, incondicional e irreductible fan columbero o de Lucho.

“Dr. Paradox”, de Enrique Alcatena (Comiks Debris)

Todavía no lo es, pero ya comienza a oler a clásico. Y lo hace desde la intención de su autor, ya que es clásico -al menos en la forma- el modo en que elige contar estas historias de superhéroes de su creación; “superhéroes de autor”, como reza el manifiesto de www.totemcomics.com.ar, el sitio web que funciona como un colectivo de autores nacionales que, desde 2012, periódicamente difunden aquellas de sus obras enmarcadas en el género superheroico.

En el presente volumen encontramos las dos primeras aventuras del enigmático y voluntarioso personaje que se autodefine como “metiche metafísico, desfacedor de entuertos, impoluto y trotamundos incorregible”, con todo lo que eso implica. Autor de los guiones, los dibujos y hasta el color, el Alcatena que aquí disfrutamos es también el Alcatena que declara su amor por los deliciosos cómics yanquis de superhéroes de la “silver age”, caracterizados entre otras cosas por la desbordante imaginación de sus autores puesta al servicio de exprimir sin represión alguna todas las posibilidades del género, sin temor al absurdo y sin rendir culto a las actuales pretensiones de 'seriedad' que, a decir de muchos, tienden a opacarlo. La primera aventura, sin ir más lejos, es todo un delirante y divertidísimo alegato en contra de la oscuridad que impera en cómics como el de “Batman” y otros superhéroes urbanos; y la segunda, un homenaje implícito y explícito al historietista Carmine Infantino, una de las figuras sobresalientes de la “edad de plata” superheroica.

Desbordante y brillante, Alcatena también hace guiños a su propia extensa obra, y seguramente la legión de seguidores del artista no pasará por alto la reaparición de los Gromis (y sus alter-egos, los Vunkules), además de la versión superheroica de sus ídolos mágicos, aparecidos originalmente en “Yanayag: en el Reino de los Brujos”, la estupenda serie que concibió con Eduardo Mazzitelli.

Perteneciente a la colección “Los Especiales de Toing” de Comiks Debris, esta maravilla para todas las edades tiene 64 páginas a todo color impresas en papel satinado, con la característica medida de 24 x 17 cm., dato indispensable para que le vayan haciendo un lugarcito en la comicteca.

Este libro es para vos…

1- Si te gustan los buenos cómics de superhéroes, las historietas divertidas en general, y te suena bien eso de “la imaginación al poder”.

2- Si no sos un extraterrestre con algún tipo de deficiencia en alguno de los sentidos que te impida disfrutar del laburo de Alcatena y, por lo tanto, pertenecés al fandom de Don Quique.

(*) Redactor especializado en cómics.

“Lucho Olivera: Bélicas”, de Lucho Olivera (Rebrote) y “Dr. Paradox”, de Enrique Alcatena (Comiks Debris).
Lectores: 2070

Envianos tu comentario