Política
Principio de acuerdo

Avanza el diálogo entre Cristina y Duhalde para conformar un gran Frente Electoral

El acercamiento entre Cristina Fernández de Kirchner y Eduardo Duhalde es cada vez más incipiente. (Dibujo: NOVA)

En los últimos días, el ex presidente Eduardo Duhalde se convirtió en una verdadera usina de declaraciones sobre el restablecimiento de su relación con Cristina Fernández de Kirchner. "Si tuve problemas con Cristina, ya me los olvidé"-afirmó una semana atrás, para rematar unos días después que “Cristina vería con buenos ojos la candidatura de Roberto Lavagna”.

Si bien para los medios esta reconciliación causó el impacto de un mazazo imprevisto, en realidad fue la consecuencia de un proceso más lento, iniciado desde el plano humano a través del intercambio de preocupaciones y buenos deseos sobre la salud de cada uno y sus entornos familiares.

Las movidas iniciales fueron realizadas por Alberto Fernández y el referente cordobés, recientemente fallecido, José Manuel De la Sota, quienes concretaron previamente sus propias experiencias de reconciliación personal y política con CFK. Si bien el fallecimiento de De la Sota dilató un tanto el proceso, en los últimos días recobró su dinamismo. A punto tal que el jueves pasado tuvo lugar otro hito impensado: en un hotel de la zona de Retiro, se reunieron Alejandra Vigo, la esposa del gobernador Juan Schiaretti (Córdoba) y Máximo Kirchner, para concretar la fumata de la paz.

En el entorno de Cristina nadie salió a desmentir el avance del entendimiento con Duhalde, aunque trataron de bajarle un poco el precio, incluyéndolo dentro de la política de unidad que promueve la ex presidenta, y que incluye asimismo la reconciliación con los líderes del Movimiento Evita, el Fernando "Chino" Navarro y Emilio Pérsico, y Pino Solanas en la Ciudad de Buenos Aires.

Desde la mesa chica del Duhaldismo, en cambio, la lectura es mucho más optimista, ya que afirman tener acordados dos escenarios electorales posibles con la ex presidenta. La opción A consistiría en confluir en un Frente Electoral común, bajo la candidatura de Roberto Lavagna y prescindiendo de internas. El B, en tanto, supone que el Cristinismo y el PJ irían en un Frente, y Alianza Federal en otro, comprometiéndose ambos a votar al más votado en las PASO en la primera vuelta electoral.

Esta última opción, la más viable al día de hoy, cuenta además con un factor adicional provisto por varios economistas ligados al Gobierno de Cambiemos, como por ejemplo Guillermo Calvo, Miguel Ángel Broda, Domingo Cavallo o Javier Milei, quienes aseveran que un buen desempeño de Cristina en las PASO provocaría una corrida financiera que anularía toda posibilidad de reelección para Mauricio Macri.

Lectores: 1595

Envianos tu comentario