Política
Contradicciones políticas

El Gobierno alquila un viejo satélite por una millonada luego de desfinanciar el Arsat-3

ARSAT, la firma nacional de Soluciones Satelitales.

El Gobierno autorizó el alquiler del satélite Astra-1H a la empresa europea SES para evitar que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) le quite los derechos de uso en la posición orbital 81 grados Oeste.

Pero esta decisión, que le cuesta al Estado 7 millones de euros, deja a la vista el descompromismo del gobierno de Mauricio Macri por el desarrollo de la tecnología nacional porque, a partir de este año, el Arsat-3 debía operar en dicha zona y lo abandonaron por pura política oficial.

Recordemos que su construcción se suspendió en 2016 luego del fabricado de sus dos antecesores. Pero ahora el Gobierno alquila este artefacto que ya superó su vida útil con el único objetivo de no perder el espacio correspondiente en la órbita.

Tras la creación de Arsat en el año 2006, la firma lanzó al espacio su primer construcción que fue apodado “Arsat-1”, en septiembre de 2014. Luego, en 2015, Arsat-2 también fue puesto en órbita. Pero el tercero de la cadena, al año siguiente, vio interrumpido su plan de elaboración por decisión del Gobierno.

Como en marzo de 2016 Macri decididamente dejó de financiar a Arsat, en un principio se creyó que los proyectos continuarían con inversiones privadas, no obstante, se vieron suspendidos. Y ahora, ante este apuro de carácter internacional, el ente debió anunciar el alquiler del satélite extranjero.

“Arsat celebró un acuerdo con New Skies Satellites B.V. (SES) por el cual se acordó la reubicación del satélite Astra-1H en la Posición Orbital Estacionaria (POG) 81º L.O. Mediante nota que se adjunta como anexo I a la presente, SES informó que con fecha 29 de septiembre de 2018 finalizaron con éxito las maniobras de reubicación del satélite Astra-1H en la POG 81º L.O.”, reveló Raúl Martínez, vicepresidente del organismo.

“El cliente pagará a SES una tarifa de servicio de 7 millones de euros”, amplía el comunicado. Ese monto millonario abonará el Gobierno por un satélite que fue enviado al espacio en junio de 1999 y que ya cumplió 15 años navegando, en 2014.

Por último, vale destacar que la flamante adquisición argentina sólo funcionará en banda Ka, lo que se traduce en una capacidad muy limitada que servirá para brindar servicios solamente en esa frecuencia.

Lectores: 490

Envianos tu comentario