Editorial
Puntos de vista

Misma Justicia, distinta vara

El caso del fiscal Carlos Stornelli volvió a desnudar las diferencias en las decisiones judiciales. (Dibujo: NOVA)

Pocos días atrás salió a la luz una investigación periodística que pone un manto de sospecha sobre uno de los fiscales que más exposición mediática ha tenido en último tiempo, en el marco de la causa por los cuadernos de la corrupción. A pesar de la rigurosidad probatoria, no ha tenido el alcance y el impacto que sí han tenido otras decisiones judiciales vinculadas al gobierno anterior.

Intentando defenderse de las acusaciones por el pedido de sobornos a empresarios para no ir presos, Carlos Stornelli adujo estar siendo víctima de una “operación berreta”. Por su parte, Pedro Etchebest, el empresario agropecuario que lo denunció sostuvo que “las pruebas son irrefutables” y, al menos por su cantidad y calidad, así lo pareciera.

Audios de Whatsapp, fotos y videos que demuestran la extorsión, comprometen al fiscal que ha sido clave en el avance de la causa contra Cristina Fernández de Kirchner, incorporando en varios detenidos la figura del arrepentido y utilizando la prisión preventiva en muchos de los supuestos implicados en los cuadernos de Óscar Centeno. Sin embargo, el magistrado continúa libre y, todavía, sin rendir cuentas.

En este contexto, Stornelli, con un pasado en la Secretaría de Seguridad bonaerense durante la gestión de Daniel Scioli y un acercamiento a Mauricio Macri cuando era presidente de Boca, podría ser víctima de su propio juego. De todos modos, claro está, la Justicia es la misma, pero la vara en este caso es muy distinta.

Mientras se esperan más pruebas, que según el denunciante las hay, el fiscal se pasea por los canales de televisión aliados no solamente para excusarse, sino también para continuar la promoción de su investigación sobre los cuadernos que nunca aparecieron y que, en este año electoral, serán claves para vapulear la imagen de los funcionarios kirchernistas y de la misma CFK.

Lo cierto es que, más allá de la posibilidad de que se pueda comprobar su responsabilidad en este polémico y explosivo caso de extorsión, la libertad de Stornelli es correcta, ya que nadie debería estar preso ni ser declarado culpable hasta que haya una sentencie firme que así lo demuestre. Lo mismo debería caberle a quienes están detenidos por la causa que él mismo llevó adelante y en la cual habría pedido dinero a los implicados a cambio de no terminar en un penal.

Lectores: 1240

Envianos tu comentario