Ciudad de Buenos Aires
Panorama político

¿Pino Solanas desafiará a Rodríguez Larreta?

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta y el senador nacional Fernando Solanas. (Dibujo: NOVA)

En el entorno de Pino Solanas no lo podían creer. Después de varias semanas de pasearse por los medios haciendo declaraciones a favor de la unidad de la oposición en una boleta larga encabezada por la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, este viernes el peronismo le respondió oficializando la oferta de encabezar esa alianza en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Pino Solanas para Jefe de Gobierno de la Ciudad?

La prédica de Solanas aspiraba a conseguir instalarse como candidato a la Senaduría por este espacio, pero no esperaba conseguir una propuesta tan rápida ni, mucho menos, tan protagónica.

Después de tantos años de fracaso, con los perdedores seriales Daniel Filmus y Mariano Recalde, el peronismo trató de ir a lo seguro. La Ciudad es un territorio áspero, hostil para el PJ. Pero también la elección de 2015 fue reveladora en otro aspecto: Daniel Scioli sacó el 35% de los votos contra Mauricio Macri, y ese es un piso nada despreciable para cualquier pretensión a nivel nacional. Tampoco olvidan que, ese mismo 2015, Horacio Rodríguez Larreta terminó venciendo a Martín Lousteau en un ballotage que aún deja sospechas por una diferencia exigua. En síntesis, claramente la Ciudad de Buenos Aires no es peronista, pero tampoco tan macrista como pretenden instalar las autoridades del PRO.

Más aún, un eventual acuerdo para que el radicalismo se integre a Cambiemos en un distrito en el que siempre el PRO encontró motivos para evitarlo, ahora podría llegar a convertirse en un verdadero dolor de cabeza. Si se concreta, se anticipa el ballotage a la primera vuelta electoral, convirtiendo a la elección en un plebiscito entre macrismo y anti-macrismo. Si van por separado, habría que evaluar el costo político que implica la asociación de radicales y PRO con la gestión de Mauricio Macri en estos 4 años.

El peronismo porteño le ofreció a Fernando Solanas la candidatura de jefe de gobierno porteño para las próximas elecciones. A pesar de apoyar la idea de un gran acuerdo antimacrista, el senador rechazó la propuesta porque prefiere intentar buscar otro mandato en la cámara alta.

De todos modos la invitación deja en claro que la oposición intentará ampliar su base en la Ciudad: por un lado un frente de centroizquierda y por el otro un frente peronista que podrían confluir en una gran interna, algo que tiempo atrás parecía impensable.

En el PJ no hay nombres nuevos para la elección local. Daniel Filmus y Mariano Recalde son los más previsibles, aunque podrían aparecer otros como el de Gabriela Cerruti, o Axel Kicillof que terminará su mandato como diputado este año. Claro todos los postulantes están esperando la decisión que tomará Cristina Kirchner.

Si bien Solanas rechazó en principio la oferta, luego de agradecerla en términos muy conceptuosos, siempre queda espacio para la especulación.

Pero la movida del peronismo porteño constituye una señal indudable de que la formación de un gran frente opositor está avanzando rápidamente en el distrito, en el que, internas o acuerdo de por medio, confluirían el peronismo, el centro izquierda que había tomado distancia del FPV durante el segundo gobierno de Cristina, con Solanas y Victoria Donda a la cabeza, el massismo con Marco Lavagna y la Unidad Ciudadana, entre los segmentos más protagónicos.

Desde el cristinismo se interpretó el ofrecimiento como una venta de humo, ya que descuentan que Solanas, con 84 años sólo aspira a continuar con su rutina de Senador durante los próximos años. Pero en el resto del los probables integrantes del espacio opositor ven a Solanas como un paraguas protector para un acuerdo que, incluyendo al peronismo, huela a progresismo y no al estilo k.

Un referente protagónico del peronismo porteño confió que insistirían en las próximas semanas. “Lo agarramos por sorpresa y saltó" -afirmó. Pero a medida que los días vayan pasando y el Frente tome cuerpo, la tentación de convertirse en salvador de la Ciudad de Buenos Aires para ponerla a resguardo de la hegemonía del PRO va a terminar conquistándolo.”

Especulaciones al margen, el armado de un Frente opositor de fuste en la Ciudad de Buenos Aires constituye un fenómeno inédito durante el largo reinado del PRO. Y eso esperanza no sólo a los involucrados, sino también a buena parte de los porteños, que han visto caer su calidad de vida a niveles inauditos. Para la mayoría, “ya no está bueno Buenos Aires”.

Lectores: 2641

Envianos tu comentario