Un Instante Deportivo

Quebrado

En el festejo de su cumpleaños número 27, Neymar lagrimeó por la complicada situación física que lo tiene fuera del campo de juego. "De regalo querría un metatarso nuevo. Esto es difícil", afirmó emocionado. El jugador del PSG quiere, cuanto antes, "hacer lo que más amo, que es jugar al fútbol".