Municipios
1700 familias viven en asentamientos

Plan Cuchitas en Junín: por suerte el déficit habitacional afecta sólo a los humanos

El intendente Petrecca festejó con bombos y platillos las "nuevas casitas para los perros del refugio".

Por Javier Orellano, corresponsal de NOVA en Junín

Acostumbrado a las veleidades en las redes sociales, el intendente Pablo Alexis Petrecca publicó esta semana una foto donde se veían cuchas de madera, acompañando un breve texto bajo el título: “Nuevas casitas para los perros del refugio”.

En la pequeña nota indicaba que “con el aporte del Municipio, los internos de la Unidad Penitenciaria N° 16 comenzaron a construir cuchas para donar al refugio San Francisco de Asís”.

Para luego agregar que “de esta manera trabajamos para la futura reinserción social de los internos que participan del taller de carpintería y, al mismo tiempo, colaboramos en la importante tarea que desarrolla la Asociación Protectora de Animales de Junín”.

El recuerdo de la promesa de un hospital veterinario quedó momentáneamente soslayado por otra necesidad, tan importante como la anterior (ya que todo cuenta en el desarrollo del distrito), como es la falta de planes de vivienda durante el gobierno actual, tal vez el único hasta ahora que no construyó ninguna (ya que las cuchas son solo para pichichos).

Salvo una decena de casas por autoconstrucción en Barrio Norte, no hay miras de trabajar en esta área que, además, dejó abandonados a los inquilinos tras lo poco ventajosos que resultan hoy los planes Procrear en medio de tan estrepitosa inflación.

Tanto Abel Miguel, como Mario Meoni, a pesar de tener dicotomías políticas con los partidos políticos gobernantes, lograron la construcción de viviendas para Junín.

Incluso, el anterior gobierno comunal brindó acceso a lotes pagaderos en cómodas cuotas, tanto en Pastor Bauman y cercanías de ruta 188, como en localidades del distrito, tal el caso de Saforcada. Opciones que, junto al Procrear, permitieron el acceso a su vivienda a algunos vecinos.

Lo cual implica el beneficio para quien adquiere su hogar como así también para la generación de puestos de trabajo de obreros y comerciantes.

Poco y nada

Pero justo Pablo Petrecca, que a poco de llegado al cargo puso el foco en la vivienda (en la suya propia), viene fracasando en el área y sólo se pueden valorar -como en casi todas sus áreas- algún puñado de promesas, también incumplidas.

El “candidato” consultado sobre el déficit habitacional por el diario Democracia antes de las elecciones generales de 2015, expresaba que el Procrear, hoy casi inutilizado con la inflación, “representa una muy buena solución para ciertos sectores de la sociedad pero no alcanza para cubrir el gran déficit habitacional que hoy sufre nuestra ciudad”.

Señalaba la necesidad de contar con planes municipales y provinciales y decía que, para ponerlos en marcha, era “necesario gestionar”. También se refería al "crecimiento no planificado" y proponía “planes de autoconstrucción, fácil acceso y transparente a lotes fiscales”.

Recalcando que era fundamental “trasparentar” la información referida al banco de tierras fiscales y establecer prioridades al momento de planificar el trabajo que se va a desarrollar. Pero, a más de tres años de lo declamado, nada de eso hay en la actualidad.

Por otra parte, el intendente y la diputada provincial Laura Ricchini, allá por febrero de 2016 y dando valor al dicho de “escoba nueva barre bien”, mantuvieron un encuentro con el director del Instituto de la Vivienda de la provincia, Evert Van Tooren, con el objetivo de reactivar gestiones atrasadas y comenzar nuevas con el objetivo de reducir el déficit habitacional en la ciudad.

Por aquel entonces, el nuevo gobierno hacía hincapié que en total la provincia adeudaba la finalización de 27 mil viviendas que se repartían en los 135 distritos.

El titular del organismo había señalado en 2016 que los emprendimientos nuevos que se ejecutarían -unas 520 unidades- incluían a las comunas de Junín, Morón, Henderson, Lincoln, Nueve de Julio, Arrecifes, Bragado, Carlos Tejedor, Chacabuco, Coronel Suárez, Colón, Daireaux, La Madrid, Irigoyen, Lobos, Maipú, Olavarría, Pehuajó, Bolívar, Lanús y Puán, entre otros distritos.

Tras la reunión de Petrecca, Ricchini y Van Tooren, los funcionarios locales de regreso al pago anunciaron la próxima “construcción de 50 viviendas para Junín”. Pero a dos años y medio de tal declamación, nada de nada.

Fuerte déficit local

Todo esto a sabiendas de que Junín es una de las ciudades del noroeste de la Provincia de Buenos Aires más afectadas por el déficit habitacional y los barrios no urbanizados.

En la ciudad, hay entre dieciocho y veinte barrios informales y al menos uno o dos han ingresado a tal condición durante los últimos años. Hay alrededor de 1700 familias que viven en estos asentamientos, de los cuales aproximadamente entre 250 y 300 viven en una construcción de chapa.

Los vecinos no cuentan con los servicios básicos y no poseen la regularización del dominio de las tierras. Tampoco tienen pavimentación y el recolector de basura no suele pasar por sus calles.

En territorio bonaerense se calculaba (el número se incrementó el último año) que había unas 200 mil familias en situación crítica y otras 500 mil que vivían en construcciones en mal estado.

Más humo

Acostumbrados al cotillón rimbombante y a los anuncios incumplidos, un año después de las promesas conjuntas Petrecca-Ricchini, el administrador local junto a representantes de otros 19 municipios recibió en febrero de 2017 al titular de Vivienda, Tierra y Hábitat bonaerense, Francisco Echarren, quien recién asumía la secretaría y renunciaría 40 días después.

De todos modos, eso no quitó que siguieran “vendiendo humo” para “delinear en conjunto acciones que lleven solución a la falta histórica de viviendas en todo el ámbito de la Provincia de Buenos Aires”.

En esa oportunidad, Petrecca dijo a la prensa que Echarren le contó cuáles iban a ser “los ejes de trabajo que impulsará desde su subsecretaría y la idea es contárselo a todos los intendentes de la región, con quienes vamos a mantener una reunión", y aseguró que "este es un tema muy importante para nosotros, porque está entre las principales demandas de nuestros vecinos".

Agregó en ese entonces que “se trata del acceso a la tierra para avanzar en la casa propia y también planificar hacia dónde y cómo avanzar con el crecimiento de nuestra ciudad. Es un gran desafío, y como siempre, lo hacemos en conjunto, municipios y Provincia", destacó.

Echarren, sin embargo, no se perdería su exposición y afirmó hace ya un tiempo que “Petrecca es un intendente que tiene mucha fuerza, que entiende realmente la complejidad de este tema”.

“Por eso hemos venido, para ponernos a trabajar e implementar acciones que acerquen soluciones a las familias de Junín, que tengan la posibilidad de acceder a un pedazo de suelo, de tener sus escrituras en tiempo y forma, y no tener que esperar 20 o 30 años, como está pasando hoy (¿por ayer?)", decía.

Y de aquellas declamaciones de hace un año y medio: nada de nada. Y de casas: nada de nada. Hasta ahora, sólo nos quedó el “Plan Cuchitas”.

Lectores: 1703

Envianos tu comentario