Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

Cambió la agenda política con la provincia de luto

La explosión en la escuela de Moreno, que dejó dos muertos, cambió drásticamente la agenda política bonaerense. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de Gobierno y Legislatura

La tragedia de Moreno cambió drásticamente la agenda política de esta semana, obligó a la oposición a no exagerar con el reclamo, al oficialismo a correrse completamente de la escena y al Gobierno nacional a recalcular la promoción del escándalo de los supuestos cuadernos de un ex chofer de Roberto Baratta, que tendrían datos precisos sobre la corrupción kirchnerista.

La explosión de una instalación de gas en la escuela 49 del municipio que gobierno Walter Festa demostró que la falta de mantenimiento de los establecimientos educativos es alarmante, que el mejor equipo de los últimos 50 años, al menos en la provincia de Buenos Aires, muchas veces no está a la altura de las circunstancias, y sobre todo, que no se puede prescindir de la experiencia de la gremios en materia de gestión pública.

La gobernadora María Eugenia Vidal tendrá serias dificultades para dar alguna respuesta que se salga del tradicional libreto que incluye "auditorias" y "toda la documentación a disposición de la Justicia", porque si se decide a responder por la tragedia antes debería explicar por qué Mateo Nicholson, que sigue siendo funcionario aunque tiene licencia, pidió "inventar" presupuestos, por qué no se declaró la emergencia en infraestructura escolar, y por qué se ninguneó de forma sistemática el reclamo puntual de Suteba sobre la pérdida de gas en la escuela de Moreno.

La respuesta a la última pregunta es clave y explica por si sola el silencio oficial.  El Ejecutivo equivocó el camino a la hora de apuntar a Roberto Baradel y convertirlo en referente excluyente de los reclamos docentes olvidando que existen 5 sindicatos en la provincia y que incluso dentro del Suteba hay líneas disidentes con la conducción provincial.

La muerte de dos trabajadores elimina abruptamente cualquier chance de argumentar que los reclamos son "políticos" y de inspiración kirchnerista, y obliga a admitir que por lo menos a veces los sindicatos tienen razón y es menester atender los planteos para evitar males mayores.  ¿Va a descontar el día de paro de este viernes el gobierno? si lo hace deberá dar explicaciones de cara a la sociedad, si no lo hace estará reconociendo que es una medida sancionatoria para evitar la protesta de los trabajadores.

"Por respeto al duelo de las familias de la víctimas, y para evitar la utilización política que veo en ciertos sectores sobre esta tragedia, me mantendré en silencio hoy, pero vamos a aclarar como siempre todo lo que sea necesario", se limitó a decir este viernes la gobernadora en su perfil de Facebook.

Por el lado de la oposición, si bien apuntaron directamente contra el Ejecutivo, primó la prudencia. Por el lado del kirchnerismo, las detenciones libradas por el juez Claudio Bonadio por los supuestos cuadernos del chofer de Baratta, reflotaron la trama de corrupción K y cualquier agite los puede dejar fuera de la cancha.

Sergio Massa, otra vez, la tibieza de la ancha avenida del medio le juega en contra.  En el Frente Renovador celebraron el avance de la causa, pero pidieron que ese escándalo no tape el tarifazo que se encuentra en pleno desarrollo.  Es decir, una posición muy poco atractiva en momentos de endurecer posturas para posicionarse de cara al año que viene.

Un reencuentro explosivo

Finalmente, como se había anunciado, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchnerhizo su reaparición pública en el cierre de la jornada de capacitación sindical que el Smata de Ricardo Pignanelli organizó en Cañuelas. 

La sorpresa de la jornada es que la senadora nacional compartió la foto con el titular del Gremio de Camioneros, Hugo Moyano, sellando el reinicio de las relaciones entre ambos que se habían cortado apenas iniciado el segundo mandato de la ex Jefa de Estado.

El acto marcó también el alejamiento definitivo entre el Smata y el presidente Mauricio Macri, lo que suma presión sobre la CGT en el marco de una cada vez más tensa relación del Gobierno nacional con los gremios del sector privado.

En la provincia el impacto que pueda tener esta foto es todavía desconocido, sobre todo porque el impacto hay que medirlo también en relación al final de la intervención del PJ nacional y la reposición de José Luis Gioja en el cargo de presidente del partido, lugar que había sido defendido con mucha fuerza por el kirchnerismo.

Moyano mantiene buenas relaciones con la mayoría de los sectores peronistas y su gremio sigue siendo uno de los que mayor capacidad de presión tiene a nivel nacional, por lo que una posible alianza con CFK cambiaría la relación de fuerzas dentro del peronismo bonaerense, que hoy todavía se encuentra fragmentado en por lo menos tres sectores bien definidos.

En el oficialismo la devolución sobre el encuentro es fácil de prever: "Se juntan para evitar ir presos", sin dudas será la respuesta que van a articular desde Cambiemos, sobre todo después del escándalo de los cuadernos.

Lectores: 7488

Envianos tu comentario